Con un poco de humor·Maternidad·Reflexiones

Lo que no te dicen de la maternidad

(Ten post po polsku tutaj).

En general creo que la maternidad no es un tema del que se hable mucho, entonces “lo que no te dicen” puede ser una cantidad enorme de cosas. Yo, personalmente, creo que lo que “sabía” de la maternidad era por una parte lo que simplemente imaginaba (casi todo erróneo), lo que veía en la tele (otro tanto de lo mismo) y lo que me contaron algunas amigas madres (no tenía muchas, pero esta fue la fuente más fiable que tuve antes de ser madre y descubrir sola muchas otras cosas). A lo mejor yo era una ingenua o una ignorante y todas estas cosas debería haberlas sabido. En cualquier caso, las comparto por si las moscas, por si hay alguna madre o futura madre despistada como yo a la que le pueda ayudar estar preparada o, al menos, ser consciente de que esto puede pasar.

Tengo una vaca lechera…
En las pelis a veces ves a la madre que saca la teta (sobre todo sacan el biberón, supongo que para que la audiencia no se asuste al ver una teta en la boca de un bebé, que eso es perversión pura y dura), el niño mama, un par de minutos y ya. JA!! Me río… Durante el primer mes Antek se echaba un mínimo de una hora enganchado a la teta (creo que hubo ocasiones en las que llegó a la hora y media; en ese tiempo veía con mi madre uno o dos capítulos de Breaking Bad). El bebé acaba de salir de un mundo pequeño, estrecho, oscuro y calentito a un mundo enorme, gigantesco, lleno de luz y frío. La teta no es solo alimento, es esa cosa a la que se agarra para sentirse seguro y es capaz de dormirse con ella en la boca y no soltarla durante mucho tiempo (puedes intentarlo, pero arriesgando que a lo mejor el pezón le quede dentro… no sé cómo pueden tener tanta fuerza sin dientes, pero la tienen). Teniendo en cuenta que durante ese tiempo hacen un mínimo de 8 tomas (pueden ser 10)… pues échale cuentas: todo el día con la teta fuera.

cow-759018_1920

…y en tu fiesta me planté, cocacola para todos y algo de comer…
Las noches juerga, esas noches tan maravillosas en las que tu hijo se despierta como cada noche con la diferencia de que hoy decide que no quiere volver a dormir porque no tiene tiempo. Tiene que gatear, o levantarse, o andar, o hablar… Si tu hijo está pasando por una de esas etapas en las que ha aprendido una habilidad nueva y se despierta por la noche, se acordará de esa habilidad, de que todavía tiene que practicarla y no habrá manera de que vuelva a dormir. Tendrás que dejar que la practique durante aproximadamente dos horas, hasta que se canse y decida que puede volver a la cama…

concert-1149979_1920


¡Corre corre que te pillo!
Los niños no aprenden a andar, aprenden a correr… Cuando por fin dan sus primeros pasos y una vez le pierden el miedo (bastante rápido) empiezan a correr y entonces el miedo lo tienes tú (de que se meta un tortazo en cada esquina). Están tan emocionados con el hecho de poder desplazarse que quieren hacerlo lo más rápido que pueden, y eso significa corriendo. Yo a Antek lo vi correr mucho antes que andar.

(Unos días después de haber aprendido a andar solo, corriendo con el primo Hugo).


Duerme mi niño, duérmete ya… (¡por favor!)
Hay días en los que puedes acabar tan, pero que tan cansada, que lo único que deseas es que por fin se vaya a dormir… Sí, es así, y no, no eres una mala madre por desearlo, eres simplemente un ser humano con sus límites. Tú no tienes la energía que da el hecho de estar descubriendo un nuevo mundo en el que absolutamente todo es nuevo y genial y merece ser descubierto cuánto antes. Eso da mucha energía, mucha más de la que tú a veces puedes tener. Así que tranquila cuando pienses eso, es totalmente normal.

animal-931355_1920


Habla cucurucho que no te escucho
Con la maternidad descubres que antes no sabías absolutamente nada de la maternidad. Cuando por primera vez coges a tu hijo en brazos te transformas en otra persona con unas ideas totalmente diferentes de las que tenías antes de ser madre y todas las opiniones que tenías antes sobre cómo criar o educar a un hijo pierden totalmente el sentido. Tener opiniones sobre como criar o educar a un niño no siendo padres es como tener opiniones sobre qué caca huele mejor no siendo un perro… Si no eres padre y a veces opinas, siento decirte esto y no lo hago por ofender pero… nunca haré caso de lo que me digas. ¿Por qué? Porque lo que yo pensaba cuando no era madre ya no lo pienso ahora que lo soy. Eso significa que si algún día eres madre o padre tú también podrías cambiar por completo tu punto de vista. Del mismo modo que no hago caso a las opiniones que yo misma tenía antes de ser madre, no haré caso a tus opiniones antes de ser madre (es posible que después tampoco, porque cada madre cría a su hijo como quiere y lo más importante es el respeto, y si quieres saber más sobre mi opinión con respecto a este tema te aconsejo esta entrada). Por lo tanto, insisto, que nadie se tome a mal si no teniendo hijos me dice algo y yo paso olímpicamente, lo haré porque también paso “de mí misma” (de lo que yo pensaba “antes de”) y porque no tendré garantía de que si algún día vosotros tenéis hijos no cambiaréis también totalmente de opinión igual que yo.

see-1019991_1920
¡Help, áyudame!
Hay un momento, alrededor de los 18 meses, en el que la energía de tu hijo va a superar con creces la tuya y, si no tienes cerca la ayuda de tu familia o lo metes en una guardería, correrás el riesgo de volverte majareta de cansancio y agotamiento. No importa lo mucho que tu familia o tu familia política te saquen de quicio a veces (si así fuera), los vas a necesitar si no quieres meter a tu hijo en la guardería. Vas a necesitar un relevo de vez en cuando. Es normal, somos una especie que por naturaleza “va en manada”, aunque con el tiempo esto haya cambiado y nos hayamos empeñado en estar solos y ser independientes. Si tienes cerca a tu manada, déjate ayudar.

elephant-1170111_1920



Te quiero
Hasta que no eres madre no eres 100% consciente de cuánto te quieren tus padres. Sí, te das una idea, sabes que te quieren muchísimo, pero de verdad no eres consciente de hasta qué punto. Es imposible serlo. Cualquier persona a la que habías querido hasta ahora, incluso la persona a la que más hayas querido o quieras en este mundo, no tiene comparación con lo mucho que quieres a tu hijo. Cuando eres madre/padre descubres que la palabra “amor” tiene una nueva dimensión y un nuevo significado que hasta ahora desconocías. 

 

Anuncios

6 comentarios sobre “Lo que no te dicen de la maternidad

    1. Sí, y lo más increíble es lo rápido que les pierdes la costumbre cuando se acaban (mi hijo las tenía por fases, una semana sí, tres no, dos semanas sí, dos meses no… y así durante casi un año creo…) Espero que tengas más suerte y en vuestro caso no se repitan tanto. En nuestro caso solían coincidir con alguna habilidad recientemente aprendida (gatear, levantarse, andar, hablar…)

      Me gusta

    1. No quiero ser una petarda con lo que voy a decir ahora, jeje, pero a veces cuando veo embarazadas primerizas por la calle pienso “descansa, ingenua, que no sabes la que te viene encima” jajajajajajaja. Y es que en el fondo da igual que te lo digan porque todas pensamos “pse, yo puedo con esto y con más” jajajajajajaja. Pero que conste que como ya he dicho en otras ocasiones, opino que merece la pena totalmente, no lo cambio por nada, es lo mejor que he hecho en mi vida (e incluso quiero un segundo, aunque no sé cuándo porque ahora mismo la idea de tener dos me aterra jajaja, y eso que el mío es tranquilito 😛 )

      Le gusta a 1 persona

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s