En español·Enfermedades·Maternidad

¿Andandará?

(Ten post po polsku tutaj).


Pensaba que podía compensar la falta de tiempo para publicar con los miniposts, pero hay temporadas en las que no hay tiempo ni para un simple minipost… 

Este último mes y medio ha sido agotador. Empezó todo antes de irnos a casa de mis padres, una semana antes, con la fiebre de Antek que se negaba a bajar y con unas ronchas en la piel que parecían una reacción alérgica pero que los pediatras se negaban a ver como tal. Ni siquiera sabíamos si íbamos a poder coger el avión, pero al final pudimos (quien fue al final no sintiéndose muy bien fui yo, en vez de Antek).

La primera semana en casa de mis padres fui yo quien estuvo con un resfriado y dolor de garganta. Eso sí, llegamos un domingo y el viernes ya estaba con Antek en urgencias después de una mala noche y tras descubrir que estaba con fiebre otra vez. Nada para lo que hubiera que darle nada más que paracetamol… hasta el lunes, cuando lo llevé porque le habían vuelto a aparecer las ronchas de la piel y la pediatra nos dio antibiótico porque tenía… otitis… Así entramos en la segunda semana.

Después de una semana con bastantes mimos, especialmente al principio, lo cual es normal, porque la otitis duele y los mimos ayudan a llevarla mejor, entramos llenos de optimismo en la tercera y última semana en casa de los abuelos. Todo bien hasta el jueves, que empezamos con una de esas cacas que “se salen” (del pañal) por la mañana, continuamos con vómitos por la noche y finalmente acabamos descubriendo que estábamos con una gripe estomacal que duraría ni más ni menos que una semana (¡la diarrea duró siete días!) y que iba a contagiar a mi madre (¡milagro, a mí no!) Total, que la diarrea empezó en Moaña y terminó ya en Alemania. 


Eso sí, el primer día que Antek hizo caca normal fue el primer día con lagañas de conjuntivitis… Conjuntivitis que cuando quise consultar en el pediatra, para que me diera gotas, resulta que vuelvo a casa sabiendo que no solo tiene conjuntivitis, sino también gripe, que a todo esto me contagia… Una semana con fiebre (yo, Antek superó la gripe bastante rápido), de la cual la mitad más o menos tirada en cama, sin fuerzas para nada…

Conclusión: como veis, la ausencia de posts en mi blog no significa necesariamente algo bueno, como que me lo estoy pasando tan bien que no tengo tiempo para publicar… En este caso ha sido más bien todo lo contrario… (Bueno, ha habido de todo, he estado en casa de los abuelos, aunque desde allí sí publiqué un par de miniposts…) Así que nada, espero publicar mucho en lo que queda de mes (¡y de año!)

Anuncios

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s