En español·Lactancia·Maternidad

"¿Todavía le das la teta?"

(Ten post po polsku tutaj).

(Ante todo quiero que queden claras tres cosas: 1. que no escribo este post con mala leche, ni enfadada ni con ganas de ofender a quienes me hacen esta pregunta -con palabras o sin ellas-; 2. que del mismo modo que quiero que se me respete a mí, yo respeto a las madres que toman la decisión de darle el biberón a sus hijos y creo que son tan buenas madres como las que dan la teta -mi opinión sobre qué nos hace buenas madres y por qué no debemos criticarnos unas a otras, sino respetarnos, la tienes aquí-; 3. que no es un texto argumentativo, no pretendo convencer a nadie de que haga lo mismo que yo, solo explicar por qué yo lo hago y, si queréis entenderme, bien, y si no, al menos respetar una decisión que ha sido tomada de manera consciente. Nadie me ha lavado el cerebro y me ha convertido en una fanática extremista de la teta.)





A menudo me encuentro con esta pregunta. No siempre formulada de esta manera, no siempre formulada (a veces se ve en la cara de sorpresa cuando sacas la teta o haces mención al hecho de que aún la toma). Supongo que mucha gente se pregunta por qué. Yo también tengo una pregunta: ¿por qué no?

Bueno, a decir verdad, tengo más de una pregunta…

La teta es una forma natural de alimentar a un animal mamífero. Nos guste o no, somos animales mamíferos. ¿Por qué iba a preferir darle a mi hijo leche artificial comprada en una farmacia, que además de ser carísima ha sido fabricada en laboratorios o fábricas? ¿Por qué iba a preferir darle a mi hijo leche de otro animal (sí, hablo de la leche de vaca)? ¡Ojo! Con estas preguntas no pretendo criticar a quien prefiere hacer eso, cada madre tiene derecho a darle a su hijo el tipo de leche que quiera, solo pregunto por qué tengo yo que cambiar el tipo de leche que le doy al mío y por qué a alguien se le ocurre pensar que esas dos leches serían mejores que la mía (que mi cuerpo produce específicamente para mi hijo).

Normalmente, la razón para dar leche de fórmula o leche de vaca es la comodidad. ¿Y si a mí me resulta cómodo darle teta a mi hijo? ¿Y si me resulta cómodo no tener que acordarme de llevarla, no tener que calentar, comprar, echar en un vaso, preguntarme qué cantidad le doy, lavar todo lo que se ensucia…? ¿Por qué voy a dejar de dársela para darle algo que -todos lo sabemos- no es mejor?

¿Por qué le doy teta aún? Pues sinceramente he sopesado los pros y los contras y, mientras que los pros me han convencido (unos más que otros), no hay un solo contra que me haya convencido. En serio os lo digo, ni un solo contra. Quizás podría decir que el que ha tenido más peso (y sí, es absurdo, que el más estúpido haya sido el que más me ha hecho dudar) es la forma en que me mira la gente, lo que piensan algunas personas, la dichosa pregunta y las dichosas miradas y caras… Pero ante este contra he pensado: ¿de verdad vas a dejar de hacer algo que crees que es bueno para tu hijo por el “qué dirán”? Los que me conocéis bien sabéis que eso no va a pasar. Entonces, aunque no me gusten ciertas miradas, aunque no me guste cómo la gente me juzga, aunque me resulten incómodas las preguntas del tipo “¿aun le das teta?”, no voy a dejar de dársela por eso, porque estoy convencida de que lo que estoy haciendo es bueno para él. 

¿Y si me equivoco? Pues qué le vamos a hacer, como madre también tengo derecho a equivocarme. No creo que haya una sola madre en el mundo que no se haya equivocado nunca en las decisiones que tomó relacionadas con la forma de criar a su hijo. Yo no voy a ser la primera.

¿Y si de esa manera perjudicas a tu hijo? Por favor… ¿Cómo voy a perjudicar a mi hijo dándole teta? ¿Perjudica una vaca al ternero dándole de mamar? La pregunta me parece bastante absurda… También me parece absurdo que a la gente le preocupe tanto este asunto pero no le preocupe la cantidad de niños que come comida rápida o comida basura, o la cantidad de snacks o de dulces o bebidas azucaradas o gaseosas que consumen muchos niños (y adultos).

Pero bueno, hay gente que cree que darle teta cuando son “mayores” puede crear dependencia… Sí, claro, porque mi hijo es super independiente, dándole teta no sé si no le estaré creando una dependencia prematura… con menos de dos años y todavía dependiendo de su madre… ¡qué vergüenza! No tengo muy claro de dónde sale el pensamiento de que darle teta a un niño “grande” (entiéndase como grande que tiene más de 1 año o incluso 6 meses -en Alemania me dijeron en la consulta de una ginecóloga que no era normal que le diera teta con 8 meses, sin comentarios…-) puede ser malo para el niño. Me pregunto si la gente que piensa de esta manera es consciente de que la leche de fórmula se ofrece como alimento a los niños desde hace relativamente poco, que antes no se ofrecía, sino que se daba de mamar, TODO EL MUNDO lo hacía, las “pobres” le daban la suya, las “ricas” contrataban a una mujer que le diera teta a sus hijos. ¿Significa esto que hasta hace un siglo (por redondear, no me apetece consultar desde cuándo es popular la leche de fórmula, aunque sé que es desde hace menos, pero da igual) todos los niños eran unos mimados, dependientes de sus madres, perjudicados por la manía de estas de darles teta? Tengo mis dudas… ¿Significa esto que en países de, por ejemplo, África, donde las madres dan el pecho a sus hijos durante mucho tiempo, todos los niños nacen con problemas psicológicos y dependencia de sus madres, probablemente con complejo de Edipo? ¿De verdad no somos conscientes de que la leche de fórmula es un invento de los países “desarrollados”? ¿Los países “subdesarrollados” (que en algunos aspectos probablemente estén más desarrollados) están llenos de niños con problemas por culpa de una lactancia prolongada?

Puedo añadir también que conozco a una persona muy muy pero que muy cercana a mí que tomó teta hasta los cinco años. Se trata de una persona mayor que yo y os aseguro que ni tiene problemas psicológicos, ni tuvo nunca dependencia de su madre, ni complejo de Edipo, ni es una persona débil, ni hay nada negativo en esta persona que a mí me pueda hacer pensar que el hecho de haber tomado teta hasta los cinco años le haya perjudicado. De hecho me parece una persona muy fuerte e independiente, con un carácter fuerte de verdad. Y no, NO, su madre no era una hippy, ni mucho menos. Lo que significa que hace unos 50 años (vamos, medio siglo, no hacía falta ni redondear hasta el siglo) dar teta de forma “prolongada” era lo normal.

¿Qué creo yo, sinceramente? Pues como soy una persona muy negativa en lo que se refiere a la industria farmacéutica, lo que yo creo es que de alguna manera se las arreglaron para hacernos creer que dar la teta de manera prolongada no era bueno, no era natural si quiera (!), era algo terrible, que podía causar problemas psicológicos a tus hijos, complejos de Edipo y otras cosas muchísimo peores. ¿Por qué iba a hacer algo así la industria farmacéutica? Hombre, por favor, ¿no está claro? Porque si las madres dieran la teta, no comprarían leche de fórmula que cuesta una barbaridad. Vamos, que se están forrando a costa de la lactancia. La teta es el enemigo.

Para mí lo que ha hecho la sociedad con la teta en general y con la teta en “niños grandes” en particular es convencernos del mismo modo que se nos ha convencido de que los dientes no deben estar torcidos (para gastar el dinero en aparatos, y si no, que alguien me diga una sola persona que no tenga los dientes torcidos sin haber usado aparatos: los dientes torcidos es algo normal, la sociedad nos ha convencido de que no son bonitos para que gastemos dinero), del mismo modo que nos han convencido de que los pelos en las piernas de una mujer son feos (la de dinero que se gasta en cera de depilar, máquinas de depilar, depilación láser… y ni siquiera somos conscientes de que hace “relativamente” poco nada de esto existía y todas las mujeres iban con pelos en las piernas, que si la serie de Espartaco fuese fiel, todas esas mujeres tan sexis que aparecen, además de no ser tan sexis -jajaja- tendrían unas piernas peludas peludas como cualquiera de los hombres de la serie; pero claro, entonces la audiencia bajaría una barbaridad, a ver quién iba a ver eso…). Total, que no somos conscientes de que es una de esas ideas que la sociedad nos ha metido en la cabeza sin más, que dar la teta a niños “grandes” no es normal. Lo siento, pero yo no creo que sea a mí a quién han lavado el cerebro en lo que se refiere a este asunto. Creo que me lo habían lavado antes, cuando también pensaba así (sí, yo también pensé así) y que he conseguido eliminar esos prejuicios de mi cabeza, al igual que he hecho con mis pobres dientes torcidos. (Con los pelos en las piernas no soy capaz, ahí les ha salido bien bien lo de lavarnos el cerebro. Sí, para mí los pelos en las piernas de las mujeres también son horrorosos…)

Así que no, señores y señoras, no le doy la teta a mi hijo porque soy una hippy, no le doy la teta a mi hijo porque soy una “loca de la teta” o una “paranoica de la teta” o una “esclava de la teta” o una “obsesionada de la teta” o una extremista o una fanánica… Le doy la teta a mi hijo porque puedo, porque quiero, porque después de mucho informarme he llegado a la conclusión de que es lo mejor, porque estoy convencida de que es lo mejor, y porque voy a hacer lo que YO creo que es lo mejor y lo que A MÍ me convence, no lo que otra gente cree que es lo mejor y lo que a otra gente convence. Así que, por favor, dejen de preguntar con sorpresa y desagrado si aun le doy la teta a mi hijo, háganlo con buena cara y curiosidad o no lo hagan en absoluto. ¿Piensen si a ustedes les gustaría que alguien le preguntara con cara de asco “¿aun te acuestas con tu marido?”? Dirán que no es lo mismo, pero desde mi punto de vista no deja de ser poner cara de asco a algo que no tiene que dar asco porque, nos guste o no, ES NATURAL.



SI QUIERES SABER MÁS… ALGUNAS NOTAS EXTRA A ESTA ENTRADA:

1. Si alguien se pregunta cuánto tiempo voy a seguir dándola: no lo sé, no lo tengo planeado. Mi esperanza y mi idea es que pase lo mismo que con el chupete: que la deje él cuando ya no sienta necesidad. No se la meto en la boca, no lo obligo, pero tampoco se la niego.

2. Si alguien se pregunta qué es lo que me ha convencido para querer dar la teta, (a parte de lo obvio de que es lo natural porque somos mamíferos y la leche que mi cuerpo produce para mi hijo me parece mejor que cualquier otra) pues para aquellos a los que les guste contar con información de expertos, decirles que también me he apoyado en un montón de información de libros y conferencias de Carlos González y de Julio Basulto y en organizaciones como la OMS, que aconsejan amamantar hasta los 2 años, señalando que en realidad lo mejor es seguir haciéndolo mientras madre e hijo quieran (es decir, dejarlo cuando uno de los dos o ambos ya no quieren).

3. De todos modos, insisto, no deberíamos necesitar expertos u organizaciones como la OMS para entender que amantar es lo mejor para un bebé. La razón la explica tan bien Julio Basulto que os dejo la cita tal cual de lo que él dice en su libro Se me hace bola:

La lactancia materna tiene base científica, como digo, aunque no le haría ninguna falta. ¿Acaso es necesario recurrir a la ciencia para saber que nuestros dientes sirven para masticar, nuestros ojos para ver o nuestras piernas para caminar? ¿Necesitamos investigaciones para probar que reírse es saludable? Cuando oigo a mis hijas carcajeándose tengo la total seguridad de que eso es bueno, no necesito acudir a una base de datos de estudios sobre seres humanos para comprobarlo. (…) Dar el pecho es el modo natural de alimentar a los bebés, y es ilógico rebuscar pruebas científicas o sesudas investigaciones que justifiquen que es “superior” o “más saludable” que dar a tus hijos leche artificial. Y como es lo “normal”, no tiene sentido enumerar sus beneficios. El manuscrito que citaba anteriormente, refrendado por la Comisión Europea, no incluye los beneficios del amamantamiento. ¿Por qué? “Porque el amamantamiento es la manera natural (y específica de la especie) para alimentar a las crías humanas y, por lo tanto, no se requieren pruebas que lo apoyen.”

4. También me resultó muy interesante esta cita extraída también del libro Se me hace bola de Julio Basulto. Esta cita es del pediatra Adolfo Gómez Papí:

Si algunos/as profesionales temen ofrecer esta información a las mujeres […] por no herir la susceptibilidad o los sentimientos de las madres que no amamantan, deben saber que diversos autores describen que cuando las madres conocieron a posteriori los riesgos y perjuicios de una decisión ya tomada, expresaron sus quejas por no haber sido adecuadamente informadas.

5. Por lo tanto, por si a alguien le interesa saber cuáles son los riesgos de la lactancia artificial, os dejo también copiado tal cual del libro de Julio Basulto, dichos riesgos:

Los posibles problemas que supone alimentar a los bebés con leche artificial (…) pueden clasificarse en función de si son a corto o a largo plazo. Así, los bebés no amamantados durante su primer año de vida (a corto plazo) presentan un mayor riesgo de padecer:

  • Dermatitis atópica, problemas respiratorios y asma, si dichos bebés pertenecen a una familia de riesgo alérgico.
  • Enterocolitis necrosante (el 83% de los casos se debe a la alimentación neonatal con sucedáneos de leche materna).
  • Mortalidad infantil en menores de tres años.
  • Muerte súbita del lactante.
  • Procesos infecciosos (gastroenteritis, infecciones respiratorias e infecciones de orina). Cuando se producen, además, son más graves y generan más hospitalizaciones.
  • Peor desarrollo psicomotor y social durante el primer año de vida.

A largo plazo, se incrementa la posibilidad de padecer:

  • Cáncer de mama premenopáusico o posmenopáusico en la edad adulta.
  • Caries, peor desarrollo orogacial y mandibular, y una mayor necesidad de correcciones ortodónticas.
  • Enfermedad celíaca, enfermedades autoinmunes, enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes mellitus y algunos tipos de cáncer como leucemias, o esclerosis múltiple en la edad adulta.
  • Hernias inguinales.
  • Inferiores puntuaciones en los tests cognitivos y de coeficiente intelectual, y peores resultados en matemáticas.
  • Menor agudeza visual en la etapa escolar.
  • Menor respuesta inmunitaria a las vacunas.

Los anteriores datos proceden del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría. (…)

(…)

La mujer que no da el pecho presentará más riesgo de:

  • Cáncer de mama y de ovario.
  • Más pérdidas sanguíneas menstruales.
  • Mayor sangrado posparto, y más lenta involución uterina.
  • Mayor tardanza en recuperar el peso previo al embarazo.
  • Menor intervalo entre nacimientos.
  • Fracturas por osteoporosis.

6. Y por último, algo que me resultó muy curioso, siguiendo con el mismo libro de Julio Basulto. Esto me resultó curioso sobre todo porque es un punto de vista que nunca había pensado:

Los inconvenientes de la alimentación del bebé con leche artificial para las mujeres, las familias y la comunidad son: 

  • Aumento del absentismo laboral de los padres (debido a la mayor incidencia de enfermedades en los niños pequeños).
  • Importantes pérdidas económicas para el país.
  • Más gasto económico, por la compra de: leche artificial, biberones, tetinas, agua, energía para calentar el agua, productos para la esterilización y medicamentos para el bebé.
  • Más residuos y más consumo de energía (con notables consecuencias ambientales).
  • Mayor utilización de los servicios sociales y de salud.
  • Tiempo gastado en la preparación y la alimentación (que implicará tener menos tiempo para atender a los hermanos y a otros asuntos familiares). 
Anuncios

8 comentarios sobre “"¿Todavía le das la teta?"

  1. Me encanta!!!! Parece que lo haya escrito yo..😉.. Mi hija tiene cinco y jamás ha tomado biberón, xq no lo ha necesitado, toma teta porque quiere y yo también quiero y xq de forma natural hemos llegado hasta los cinco. Lo que más me fastidia, x no decir otra cosa más fea, es cuando le dicen a ella, a mi niña, que es “muy mayor para tomar teta” y ella no contesta y se avergüenza…. Lo paso fatal y contesto por ella… Un día dijo: pues porque me gusta.😍

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué maja tu hija 🙂 A mí lo que me parece peor, de verdad el colmo de los colmos, es que se dirijan no a ti sino a la niña. No soporto los comentarios dirigidos a los niños para cambiar la conducta de los padres. A mi hijo le dijeron una vez que los niños tienen que beber zumos porque si solo beben agua no crecen. Sin comentarios. Ánimo aguantando a la gente, que no nos queda nada! 😉

      Me gusta

  2. Estupendo post! Mi bebé tiene 3 meses y estamos con lactancia materna exclusiva a demanda y ya el pediatra, hace un mes, me dijo que le espaciara las tomas porque estaba ganando peso muy bien y así yo “podría tener tiempo para hacer mi vida” (debe ser que dar el pecho a mi bebé no es “hacer mi vida”). Si con 2 meses me dice eso no quiero imaginarme cuando en la próxima revisión le diga que seguimos a demanda, y lo mismo me echa de la consulta si, según es mi deseo, la prolongamos más allá del año. Si un especialista médico dice esto qué no va a decir la vecina del cuarto…

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, y es agotador, porque a medida que pasa el tiempo te lo dicen más y más. Aunque yo creo que ya he llegado a un momento donde me lo dicen menos, será porque ya les resulta violento o porque no saben que aún sigo jajajaja.

      Me gusta

  3. Casi 20 meses y no vemos, el momento de dejarlo! A mí también me preguntan sobre ello y hasta escribí un post, pero vamos también me resbala bastante lo que piensen… Yo era de las que pensaba que no duraría más de seis meses, pues con la mayor (14años) fue así, y también me he ido quitando prejuicios sobre la marcha, informándome mucho y leyendo… Me ha gustado mucho tu post de hace un año, jejeje

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro, ji ji. Cuando lo escribi estaba hartita de la pregunta. Curiosamente ahora la oigo menos, supongo que porque como solo le doy en casa la gente ya no pregunta, da por hecho que no… Me da igual, que conste… Poco a poco voy aprendiendo a pasar y a controlar mi irá, jejeje

      Me gusta

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s