Cesárea·En español·Mi experiencia·Parto

Mi experiencia con la cesárea (II)

(Esta entrada es continuación de esta otra entrada, donde empecé a relatar mi experiencia con la cesárea. Debo señalar que mi experiencia es de una cesárea de urgencia, que si no me equivoco, se diferencia bastante de una cesárea programada).

pregnancy-31113_1280

Recuerdo que cuando pasó el efecto de la anestesia local y empecé a sentir otra vez mi cuerpo del pecho para abajo, una matrona quiso que me levantara de la cama y fuera al baño a ducharme (ella me ayudaría). Yo le dije que me dolía demasiado, que no era capaz, pero ella insistió. Intenté incorporarme y ni eso fui capaz, y parece ser que la convencí porque de repente dijo que vale, que lo intentábamos más tarde. Después de unas horas volvió y me dijo que lo intentáramos otra vez. En fin, decidí que bueno, habrá que intentarlo, si dice que ya puedo será que puedo, así que tengo que conseguirlo. Conseguí incorporarme y empezar a andar, no sé ni como, porque recuerdo que el dolor en la zona abdominal era espantoso. Me sentía super débil y el dolor me parecía insoportable, hasta el punto de que empecé a marearme. Se lo dije y llamó a una compañera para ayudarme entre las dos mientras me decía “no te me desmayes ahora que yo sola no puedo contigo” antes de que llegara su compañera. Una vez en la cama le dije “no sé qué pasó, me sentía tan decidida…” como con algo de culpa, pero me dijo que no pasaba nada, que lo volvíamos a intentar más tarde. La verdad es que casi toda la gente a la que le he contado esto le ha parecido que me animaron a moverme demasiado rápido (la cesárea fue sobre las tres de la tarde y esto fue por la noche, el primer intento por la noche y el segundo, cuando me mareé, de madrugada).

La tercera fue la vencida, por la mañana lo volvimos a intentar y fue posible. Conseguí lavarme por fin. Eso sí, con ayuda de la matrona y con una barra para agarrarme que había en la pared de la ducha. Los días siguientes me ayudó Tata. Durante varios días no pude ducharme entera, solo de la cicatriz para abajo, porque no podía mojarla. Así que nada, en la ducha me lavaba hacia abajo (que bien estaría un bidet, jeje) y en el lavabo me lavaba hacia arriba.

Creo que lo peor que tiene este tipo de parto en Polonia es que, como nadie puede quedar por la noche, durante las horas nocturnas tienes que valerte por ti misma a pesar del dolor. Puedes llamar a las matronas para que te atiendan, pero no es lo mismo que si está tu pareja. Además, tienes un bebé a tu cargo, un recién nacido. Entonces, por una parte tenía ganas de irme ya a casa, para tener ayuda todo el tiempo y por otro, la verdad es que la cama del hospital, con el botoncito que se levantaba y me ayudaba a incorporarme, era muy conveniente en ese estado…

baby-256857_1920

El parto, y por lo tanto la cesárea, fue el viernes por la tarde y el lunes me dieron el alta. El lunes era justo el día que llegaba mi madre y nos dio el tiempo justo para llegar a casa, que Tata me dejara con Antek y se fuera a buscar a mi madre. Yo al principio, otra vez por pura ingenuidad, pensaba ir con él al aeropuerto y darle la sorpresa a mi madre, yendo a buscarla yo con Antek. ¿Por qué no fui? (Se preguntan las ingenuas como yo). Porque el dolor de la cicatriz en el coche fue insoportable. Encima cogimos un montón de carreteras llenas de baches, en obras, y me dolía tanto que me parecía que se me iban a soltar los puntos… No sigo describiendo el dolor porque va a quedar muy desagradable. Fue horrible. Así que en seguida cambié de opinión y le dije a Tata que me tenía que dejar en casa y tenía que ir él solo a buscar a mi madre. Lo pasé tan mal en el camino que llegué chorreando de sudor a casa. Si tenéis un parto de cesárea, haced lo posible por encontrar un camino sin baches para volver a casa en coche…

Cuando llegué a casa tuve que esperar bastante porque hubo ciertos problemas en el aeropuerto para que Tata encontrara a mi madre (en vez de dejarla en la Terminal 1, la de siempre, la de vuelos internacionales, la dejaron en la 2, vuelos domésticos… ¡con razón no podían encontrarse!) Mi madre se quedó cinco semanas y la verdad es que su ayuda nos vino de perlas. Con un primer bebé hay un montón de dudas e inseguridades y tener a alguien con experiencia ayuda mucho.

Como decía, todo esto fue un lunes. El martes fuimos a mi tocólogo, que estaba a cinco minutos andando de mi casa, para pedirle que me diera una baja para Tata, para que no tuviera que ir al trabajo y pudiera quedarse a cuidarme a mí y a Antek, porque yo casi no me podía mover (sobre todo los problemas eran al incorporarme, aunque mover también me movía fatal) y ellos no sabían que estaba mi madre. El camino que normalmente hacía en 5 minutos se me hizo eterno, llegué a la consulta reventada y cuando me vio la matrona me dijo con cara de susto que cómo se me ocurría, que tenía que haber ido mi marido solo, que a dónde iba yo en ese estado. Nos dijo que la tocóloga no estaba y ella no podía hacer ese documento, así que nos dio la dirección de otra tocóloga a la que podíamos ir y dijo que evidentemente yo no debía ir, solo Tata. Delante de nosotros llamó a esa otra tocóloga, explicó la situación y le explicó que iba a ir solo Tata porque yo estaba en muy mal estado y no era bueno que me metiera en un coche. Lo arregló todo y Tata pudo ir y conseguir su baja sin problemas.

Este día, después de esta aventura que me agotó tanto, me subió la fiebre y me sentía super débil. Conseguimos que un médico viniera a verme a casa, para no tener que volver a salir (además esta vez no me sentía capaz, me sentía extremadamente débil) y resultó que no tenía nada, es decir, que el agotamiento de ir por la mañana hasta la consulta de la ginecóloga había provocado esta reacción (fiebre y una especie de agotamiento máximo).

Durante esa semana, tal y como decía en la primera entrada sobre este tema, fue dura. No era capaz de levantarme sola de la cama, necesitaba que me ayudaran (los primeros días necesitaba ayuda de hecho de los dos, de mi madre y de Mateusz). Levantarme del sofá también me costaba un montón. Esto además resultaba frustrante porque cada vez que Antek lloraba llegaba todo el mundo antes que yo… Creo que psicológicamente no estar bien para cuidar de Antek como se lo merecía era lo que más me dolía, más que el propio dolor abdominal. No tuve depresión post-parto, pero todos los momentos en los que me sentí triste o incluso lloré después del parto estuvieron relacionados con este aspecto, sentirme tan débil, tan dependiente, no saber cuánto más iba a durar esa sensación, que tuvieran que cuidarme de mí cuando era yo la que tenía que estar cuidando de mi hijo.

feet-932346_960_720(Así es como que hay que estar después de una cesárea de urgencias, no estresada).


Por eso creo que es importante saber que después de una cesárea no es fácil, porque quiero pensar que saberlo ayuda a soportarlo mejor, a aceptarlo. Yo no era consciente de que iba a ser tan duro y al cogerme en cierta manera por sorpresa acabó resultándome aun más duro psicológicamente. Tal y como decía en la otra entrada, sé que es absurdo, pero en aquellos momentos me parecía que ese dolor no se iba a acabar nunca, que me iba a quedar ya así.

Evidentemente, no fue así. El domingo, casi una semana después del alta, unos diez días después del parto, dimos el primer paseo. Mi madre y Tata me dejaron claro que cuando me sintiera cansada tenía que decirlo y pararme a descansar. Íbamos despacio. Me sentó muy bien y resultó que no fue ya tan terrible. El dolor había desaparecido casi por completo y lo único que sentía ahora era cansancio, pero ya sentía cómo me recuperaba, y eso da mucha energía. Hasta el punto de que al día siguiente cogí el coche y me fui sola al hospital a que me quitaran los puntos. Querer es poder 🙂superman-1275374_1920

Anuncios

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s