2 años·Alemania·En español·Niños

U7 o el "examen de desarrollo de los dos años" de Antek


El lunes fuimos al pediatra con Antek porque le tocaba hacer el U7, que es una especie de “examen” para comprobar su desarrollo. En él observan (o hacen preguntas relacionadas con) diferentes aspectos del desarrollo tales como la motricidad, el habla, la comunicación en general, su relación con el entorno, etc.

Hubo algunas preguntas que me sorprendieron, como por ejemplo:

1. Si hacía cosas en casa (defina “cosas” y defina “hacer”), a lo cual dije riéndome que incluso limpiaba los muebles,

2. Si se vestía y desvestía solo (¿en serio? ¿un niño de dos años? ¿los niños de dos años se visten y desvisten solos y yo estoy creando un vago en potencia ayudando a Antek?): expliqué que se quitaba los calcetines, se quitaba por la cabeza los bodis y camisetas, se subía y bajaba los pantalones (ni se los pone ni se los quita), se pone los gorros… En fin, cosas sencillas. Quiero pensar que se refería a eso.

3. Si jugaba con otros niños (defina “jugar”): pues depende de la edad de los otros niños, los mayores le gustan más, los menores son más aburridos. De todos modos lo que hace con los mayores es mirar y repetir o mearse de la risa (ver como un “niño grande” monta en bici o sopla un diente de león es una de las cosas más divertidas que puede presenciar Antek). 

4. Si comía bien (defina “comer bien”): lo bueno de esta pregunta es que no te lías, dices que sí respondiendo según cómo entiendes tú “comer bien” y ya está 🙂

5. Si formaba frases con más de dos palabras: dije que sí, que decía cosas como “siéntate” (es una palabra pero en ella tenemos un verbo y un pronombre, así que supongo/imagino que cuenta como dos) o “ven aquí” (se me olvidó decir que también decía cosas como “la pelota marcha”, “abuela ha desaparecido”, etc. (Ahora que ya os he hecho alucinar, os diré cómo dice Antek todas esas cosas en su idioma, porque quizá más de uno se ha quedado pensando que tenía un genio del lenguaje… Así lo dice Antek: “senta”, el cual está bien porque es en gallego; “chos tu”, que en polaco sería “chodź tu”, también bastante similar, pero los mejores están por llegar; “machia papi”, “aca avoya” 😉 ).

6. Si se lavaba y secaba las manos (defina “lavarse y secarse las manos”, jajaja, sé que puedo parecer pesada con esto, pero en serio, es que hay cosas que “hacer” las hacen… otra cosa es el “cómo las hacen”…): la forma de lavar las manos de Antek es más jugar con el agua, aplaudir debajo del chorro, abrir y cerrar el grifo… Respondí que “lo hacía a su manera” 😉

Estas preguntas las hizo la enfermera. Luego, en la consulta del pediatra, Antek tuvo unas “pruebas” que superó sin dificultades:

– Le dió unas piezas cuadradas para que hiciera una torre. Antek la hizo con total precisión y después de colocarlas todas le pidió más, le dió una más y le pidió más, le dió otra y le pidió más. Ya no tenía más, jeje. Dijo que la había hecho muy bien y con mucha precisión, mejor que otros niños de su edad.

– Le dió un bote de cristal que tenía dentro una tapa pequeña (como de una crema). Antek intentó quitarla metiendo la mano dentro pero no fue capaz, el pediatra me pidió que no interviniera, que tenía que hacerlo él solo. Después de un rato (segundos) Antek giró el bote e hizo caer la tapa. No tenía dudas de que lo iba a hacer porque son cosas que también hace en casa. Dijo que había niños que se empeñaban en meter la mano dentro y no se les ocurría hacer eso.

– Le dio un trozo de papel y un lápiz, para ver qué hacía. Antek cogió el lápiz con la mano derecha, lo pasó a la izquierda y se puso a pintar con la izquierda. Nos preguntó si alguno de nosotros era zurdo o alguien en la familia y le dijimos que no. Dijo que todavía era muy pronto y que lo que había pasado no significaba todavía nada, que a esta edad normalmente usaban las dos indistintamente (que es lo que hace Antek), que es como si estuvieran probando con cuál les resulta más fácil o más cómodo.

– Nos preguntó de qué manera lanzaba los objetos, qué movimiento hacía con el brazo. Lo mismo con la forma de dar patadas.

– Nos enseñó unos dibujos: un gato, un pato, una persona y algo más y me preguntó si cuando leíamos un cuento y aparecían esas cosas las reconocía y decía su nombre. Le dije que sí, que decía su nombre a su manera (“tato” para “gato”, “patos” para “pato”, “nena” para “persona”… pero vamos, que reconoce esos y muchos más, sabe el nombre de un montón de animales, medios de transporte, frutas, verduras, objetos de casa… en fin, en vocabulario va sobrado desde mi punto de vista, sobre todo si tenemos en cuenta que sus padres son bilingües, que es un factor muy importante porque al estar aprendiendo dos lenguas al mismo tiempo es normal que vaya un poco más despacio con el aprendizaje del idioma que otros niños, aunque yo creo que nos ha salido cotorrita 🙂 ).

Total, que me dijo que estaba muy bien de desarrollo, por encima de la norma, lo cual me sorprendió porque yo siempre había creído que estaba por debajo 😛 No en el sentido de que creyera que mi hijo es “tonto” (no creo que ningún niño lo sea), sino un poco “vaguete” (por ejemplo empezó a gatear más tarde de lo normal, a andar más tarde de lo normal…) Y al final resulta que no. A pesar de mi “pasotismo” en cuanto a la estimulación (al menos la “estimulación forzada”, por llamarla de alguna manera), Antek se está desarrollando correctamente. 

Lo que me ha demostrado esta experiencia y el hecho de que me dijera que Antek estaba por encima de otros niños (cosa que luego comprobé que era cierto porque ese mismo día “conocimos” a un niño de dos años y medio en el parque que aun no habla), es que la “estimulación forzada” es abstolutamente innecesaria. Hay que dejar que los niños poco a poco vayan descubriendo solos el mundo (solos pero con supervisión o ayuda en algunos casos, evidentemente), pero sin forzar, respetando sus ritmos y sin meterles prisa. 

Mientras lo hablaba con Tata, él también comentó que probablemente tenía mucho peso el hecho de que no le pusiéramos la tele (hubo una época en la que se la poníamos, pero dejamos de hacerlo hace unos meses, cortamos por lo sano, si antes le poníamos algo de vez en cuando de repente dijimos “se acabó” y ni siquiera de vez en cuando). Hay muchas razones para evitar la tele en los niños, la que me llevó a mí a evitarla por completo la comentaré cuando pueda en un post aparte, pero creo que otra razón muy muy importante es la siguiente, que es muy básica: mientras están viendo la televisión no están haciendo muchas otras cosas que deberían estar haciendo, que SÍ favorecen a su desarrollo (la televisión no, no nos engañemos, se la ponemos para tener nosotros un momento de descanso, la televisión hasta llegada cierta edad no puede ayudar en ningún aspecto a su desarrollo, hay miles de estudios que lo confirman, pero como ya he dicho, esto da para un post aparte).


En resumen: no fuerces el desarrollo de tu bebé/hijo, respeta sus ritmos y será un niño normal y feliz. (Y ser feliz es mucho más importante que ser “superinteligente”).

Anuncios

4 comentarios sobre “U7 o el "examen de desarrollo de los dos años" de Antek

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s