2 años·Alemania·Así lo pasamos·Desayunos

Así lo pasamos (10.10.2016)

blog

Ayer fue un día que a pesar de ser muy simple todos acabamos muy contentos. Antek se lo pasó pipa y yo me sentí bien al no tener que oír sus lloros con tanta frecuencia (últimamente está en una etapa un poco complicada, en la que dice que no a todo, incluso a lo que él mismo acaba de decir que quiere, y por lo tanto teníamos varias rabietas aseguradas cada día…) Pasamos un día agradable de esos que llegas a la noche todavía con fuerzas.

whatsapp-image-2016-10-10-at-23-18-27(Mi intento de hacer las gachas de Carolina Pérez, pero es difícil con un niño gritando que quiere comer a tus pies. La próxima vez a ver si las hago con más calma y me salen mejor! 😉 )

Después de hacer todo lo que hacemos cada mañana (desayunar, recoger la cocina, hacer la cama, aprender palabras de alemán… jeje) le dije que nos íbamos al grupo de juegos. Los grupos de juegos son unos grupos en los que se reúnen padres (bueno, en realidad suelen ser madres) con sus hijos (normalmente pequeños, hasta los 3 años) para que estos jueguen y las madres charlen. No nos vamos a engañar, los niños no juegan juntos, a esta edad lo más similar a un juego “social” que llegan a hacer es el juego paralelo (juegan a lo mismo el uno al lado del otro), pero no hay interacción (como mucho cuando uno le quita a otro un juguete y se lía). La razón por la que voy a los grupos de juegos no es tanto porque él socialice como para socializar yo 😉

Sin embargo no había ayer grupo de juegos (y tampoco ninguna nota informativa, para que luego hablen de la seriedad de los alemanes), así que tuvimos que pensar otra cosa. Como había sol y no hacía tanto frío como la semana pasada decidí ir a un parque que está más o menos cerca (pero más lejos que aquellos a los que vamos cuando tenemos poco tiempo):

  • ¿Vamos a ver a los patos?
  • ¡Sí!

Y allá nos fuimos.

whatsapp-image-2016-10-10-at-23-25-30

De camino pasamos por un instituto alemán, donde yo personalmente aluciné cuando vi el aparcamiento. No sé en tu ciudad, pero dónde yo he vivido hasta ahora en España y en Polonia (y eso que allá se usa mucho la bicicleta) nunca había visto semejante cantidad de bicicletas). Esto sí es cuidar el planeta, un número escaso de motos, una cantidad inmensa de bicicletas. Claro que para eso tienen muy buenos carriles-bici. A ver en España quien manda a su hijo en bicicleta a clase… (todos los días estaría preguntándose si volverá de una pieza…)

Poco antes de llegar a los patos encontramos en el camino una babosa, que por supuesto nos paramos a observar.

Llegamos a los patos, donde había también un par de perros y un par de gansos. Los estuvimos observando un rato, tocamos la escultura de metal de un cisne negro gigante que hay al lado y le pregunté a Antek si quería ir ahora a ver las cabras.

  • ¡Sí! -dijo por supuesto emocionado.

Así que seguimos nuestro camino y llegamos a un sitio donde hay tres cabras, una grande que suele tener bastante mala leche y dos pequeñas (cada día “menos pequeñas”…) Arrancamos hierba para darles de comer, cosa que a Antek le encanta, pero no tenían hambre, así que después de probar un par de veces le propuse que siguiéramos nuestro camino para ir al parque que ya teníamos más o menos cerca (¡por fin!).

Un vez más tuvimos que hacer una pausa en un lugar donde hay unas barras supuestamente para hacer flexiones, pero en las que hay un suelo de piedritas que le encanta a Antek y en el que siempre tenemos que hacer una parada. Después de un rato recogiendo las piedritas y dándomelas a mí (una de sus nuevas aficiones, recoger cosas y dármelas) descubrió una mariquita y estuvimos un buen rato observándola. Le puse el dedo delante para que se subiera, se subió y luego probamos con el dedo de Antek, también se subió pero se la quité más o menos rápido porque me daba la impresión de que le gustaba y le daba miedo al mismo tiempo. Luego estuvo intentando que se le subiera al dedo otra vez, pero no lo ponía delante y por lo tanto la mariquita no se subía. Estuvo un buen rato observándola, meándose de la risa y hablando con ella “¡ven aquí Mariquita, ven aquí!” 🙂

cuzz0mzw8aau0oi

Decidimos seguir hacia el parque, al que llegamos una hora y media después (es un camino que no lleva más de media hora, yo incluso diría que 20 minutos, jeje). Allí por supuesto se lo pasó muy bien, ¿qué niño no se lo pasa bien en un parque? Se columpió, se tiró por el tobogán, escaló por unas redes y por una especie de “puente roto” ¡e incluso se subió a un tractor!

whatsapp-image-2016-10-10-at-11-55-33

De vuelta a casa, por supuesto, se quedó dormido a medio camino en el carro.

 

Después de comer ya no salimos. Se nubló y a él no le apetecía, y como no teníamos que hacer ningún recado y a mí tampoco me apetecía salir no insistí. Estuvimos jugando en casa con la “alfombra puzzle” (le encanta últimamente), con dos globos, con un libro que tenemos en el que buscamos animales a lo largo de los meses del año…

A la hora de la merienda hicimos un zumo de naranja: a Antek le encanta tanto beberlo como hacerlo. Y después de hacerlo se empeñó en lavar él su vaso y algunas de las piezas del exprimidor 🙂

Cuando llegó Tata yo me fui al gimnasio y ellos siguieron en casa jugando. Con Tata estuvo construyendo cosas con las piezas de “LegoquenoesLego” 😛

Fue un día super simple, pero se lo pasó genial, y si ellos se lo pasan genial nosotros también, aunque no se haga nada especial, aunque solo sea por el hecho de disfrutar de un día en el que están de tan buen humor en una etapa en la que la rabieta es la gran protagonista del día a día 😀

Cuando no sepas qué hacer con tu hijo, deja que decida él qué hacer. Te sorprenderá lo simples que son las cosas que él va a elegir, sin necesidad de todas esas cosas complicadas que a lo mejor nosotros queremos hacer para entretenerlos 🙂

Anuncios

2 comentarios sobre “Así lo pasamos (10.10.2016)

  1. Cuantas bicis !! No había visto tantas juntas solo en la tienda jajajaja

    Sii es normal hasta los 3 y medio- cuatro años no son de jugar con los demás tanto. Esto lo vi con los mios, los dos mayores juegan juntos a menudo pero la peque aunque juega tiene muchos ratos que prefieren jugar sola o estar conmigo.

    Me gusta

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s