2 años·Así lo pasamos

Así lo pasamos (miércoles de octubre, 2 años) – Elige tus batallas

collages-2

Ayer empezamos el día desayunando el bizcocho que había preparado el día anterior con la sorpresa de que a Antek no le gustó y prefirió desayunar pera 🙂 Este niño nunca dejará de sorprenderme.

Después de hacer lo de siempre, Antek fue corriendo a su habitación y volvió al salón con dos cuentos, uno para que leyera Mama y otro para leer él. Siempre que trae dos cuentos es muy importante que cada uno lea el suyo, no quiere que yo le lea uno y luego el otro, no, yo leo el mío (en alto, si no no vale) y él lee el suyo (a su manera, como bien podéis ver 😉 ).

dav

Poco después, en vista de que tardábamos en salir de casa, decidí que era mejor merendar antes de salir, y así podía darle un yogur, que le encantan. Para quien todavía no lo sepa, Antek toma solo yogures naturales sin azúcar. Cualquier otra cosa lleva mucho azúcar (basta con echarle un vistazo rápido a la etiqueta) y este no es necesario (ni aconsejable), de modo que mientras no los descubra y los yogures naturales sin azúcar le sepan bien, seguirán siendo los únicos que entren en casa. No es que Antek sea un niño raro, a cualquier niño que no haya probado los yogures azucarados les gustan los yogures sin azúcar, pero evidentemente si su paladar se acostumbra a los otros, luego que los vuelva a tomar naturales y sin azúcar ya sería complicado. A veces le hago yo “yogures de frutas caseros” que es tan fácil como meter yogur y fruta en el vaso de la batidora y batir. Esa es la forma más sana de ofrecer yogures de frutas que se me ocurre.

Después del yogur, una tostada untada con plátano “espachurrado” y con un poquito de canela. Nos encantó 🙂

dav

Cuando ya estábamos a punto de salir, los dos vestidos y yo también calzada y con el polar puesto, ya solo me faltaba calzar a Antek y ponerle su chaqueta, Antek decidió sacar su caja con instrumentos musicales y ponerse a tocar… Primero el xilófono…

mde

Luego el xilófono otra vez, pero en otro sitio… donde sonaba “totalmente diferente”…

dav

Luego los “huevos maracas”, estos también tuve que tocarlos yo y ya puestos me puse a cantar y como le gustó, cada vez que acababa la canción me mandaba empezar otra vez. Al final acabé quitándome los zapatos y el polar y sentándome con él en el suelo del recibidor a cantar tocando el huevito.

mde

A lo mejor alguien piensa que hice mal, que si estábamos a punto de salir tenía que haberle dicho que dejara los instrumentos y obligarlo a que se vistiera y salir (rabieta asegurada). Habrá quien me diga que no por evitar una rabieta deba “sucumbir” a lo que él quiere. Bueno, en realidad tengo mis razones para haber hecho esto: no teníamos prisa, no teníamos que salir, íbamos a salir solo por salir de casa, por no estar toda la mañana metidos en casa, no teníamos ningún sitio al que ir, ningún recado que hacer, no habíamos quedado con nadie; normalmente, hay algo de eso que nos obliga a salir sea lo que sea lo que él quiera hacer antes y normalmente le digo que no podemos porque… (razón que sea). Creo que haberlo obligado a salir porque sí habría sido peor capricho por mi parte de lo que era capricho por su parte el quedar. Hay que saber escoger qué “batallas” podemos perder, porque tampoco es justo que las ganemos todas solo “porque somos mayores”. Hay que tener un poco de empatía y entender que no es justo que tengan que hacer todos los días y a todas horas lo que nosotros marcamos y que hacer de vez en cuando lo que ellos quieren también es bueno para ellos (para su autoestima, para sentirse valorados, sentir que tenemos en cuenta su opinión, aprender que su opinión también cuenta para que de mayores no sean sumisos…)

Otra de las razones por las que lo hice fue en un intento de que Antek aprenda de las consecuencias naturales de sus actos, me explico: íbamos a ir a la biblioteca, pero salimos tan tarde que la biblioteca ya iba a cerrar y no pudimos ir. Cuando al llegar dijo que quería ir le expliqué que no podíamos porque habíamos salido muy tarde de casa y ahora estaba a punto de cerrar. No sé si lo entendió, pero lo aceptó, así que supongo que eso significa que sí. ¿Lo recordará para no repetirlo en el futuro? Ni idea, probablemente no, pero merece la pena intentarlo porque cualquier día sí lo recordará 🙂

(Siesta – comida – Skype con “os Avós”)

Después estuvimos jugando a pasarnos un coche el uno al otro. La idea fue de Antek, que incluso me dijo dónde tenía que sentarme. Se meaba de la risa cada vez que el coche iba hacia debajo de la vitrina y se sorprendía (de forma exagerada, como a él le gusta) cuando se iba “muy lejos”.

dav

Cuando a mí me empezó a aburrir el juego del coche (a Antek hay juegos a los que podría jugar durante horas sin aburrirse) le dije que tenía que recoger la ropa del tendedero. La doblé y luego entre los dos la colocamos en sus cajones (le encanta este momento, hasta el punto de que cuando no queda más ropa se queda un poco decepcionado, jeje).

dav

Después nos pusimos a leer los cuentos de la biblioteca (los que cogimos el martes) y en eso estábamos cuando llegó Tata. Ahí yo preparé mi mochila y me fui al gimnasio 🙂

Anuncios

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s