Maternidad·Personal

15 cosas que me diría si pudiese viajar al pasado

consejos a embarazada mecachismama

Últimamente estoy teniendo muchos de esos días en los que pienso en cosas que, de haberlas sabido, las habría hecho de forma diferente en su momento. Por esa razón, me ha apetecido hacer una “carta a Paula del pasado”, es decir, una carta a mí misma en el pasado… ¿Por qué a mí misma? Porque creo que en el fondo probablemente a otra persona no le habría hecho mucho caso… ¿Somos todas así o soy solo yo? Por si acaso la carta me la escribo a mí misma, aunque si quieres leerla y todavía estás a tiempo y te apetece seguir los consejos que me daría a mí misma, no te cortes.

En cualquier caso, quiero dejar claro que me he tomado la carta muy en serio (ha habido momentos en los que casi me creía que la iba a recibir yo en el pasado) y son consejos que de verdad me daría a mí misma. Eso significa que es una carta muy subjetiva y a lo mejor no pega contigo y con tu estilo de crianza. Yo no soy de dar consejos a no ser que no me los pidan, y algunos de estos no me atrevería a dárselos a una persona a no ser que estuviese segura de que a esa persona le pegan. En cuestiones de crianza creo que lo principal es sentirse bien con aquel estilo que hemos elegido.

Y una vez dicho esto…

20995-ogn_4635

Querida Paula:

Tú y yo sabemos que puedo enrollarme mucho, así que no lo voy a hacer, que tampoco se trata de hacerte spoiler de tu vida en esta carta. Iré al grano y te diré las cosas que creo que debes saber, porque creo que en cierta medida puede que faciliten un poco la crianza de Antek… ¡Espero tener razón!

  1. Lo primero de todo, lo más importante: por favor, léete El concepto del ContinuumEn él encontrarás una explicación tan buena a tantas cosas que te podría aconsejar en esta carta, que lo mejor será que lo leas y me ahorro un montonazo de puntos… No, no es un libro con consejos de crianza que te dice qué tienes que hacer, es un libro que te explica la naturaleza humana, por qué necesitamos ciertas cosas y qué efectos tiene la ausencia de ellas. En serio, este es uno de los puntos más importantes. Simplemente busca tiempo y hazlo.
  2. Ya lo sé, lo sé, no te gusta leer este tipo de libros, tienes la impresión de que unos extraños no te van a decir cómo tienes que criar a tu hijo… Pero créeme, a veces necesitamos leer ciertas cosas para descubrir que hay más de un tipo posible de crianza, que lo que se ha hecho toda la vida no es necesariamente lo mejor ni lo correcto… Así que, espero que no me mandes a freír espárragos, pero te pediré que, cuando tengas tiempo, te leas también los libros de Carlos González o, si no, al menos mírate sus conferencias más importantes en Youtube (cuenta lo mismo que en los libros). Infórmate muy bien sobre la lactancia materna, la crianza con apego y el BLW. Te van a gustar, te lo prometo. Mejor si los conoces ahora que luego, cuando no tengas tiempo para nada con el peque.amor-de-madre
  3. Más libros que debes leer, para evitar más errores que si no cometerás, sin querer, sin ser consciente… Educar en el asombro. Te va a encantar.
  4. Mira cuando puedas (esto puedes hacerlo ya cuando haya nacido, mientras le das la teta horas y horas durante el primer mes, que no harás casi ninguna otra cosa) conferencias y webinars de Yvonne Laborda. Infórmate sobre la crianza consciente. Te gustará, ya lo verás. Puedes leer también sus artículos.
  5. ¿Verdad que te sientes bien haciendo los audios del curso de Autohipnosis para el parto? Pues ¿sabes qué? Resulta que eso que haces es una especie de meditación. No la dejes, sigue meditando. Evidentemente, no con esos audios, pues ya no tendrás un bebé en tu barriga y por lo tanto no tendrán sentido. Te aconsejo el Mindfulness, aquí tienes un curso en inglés que está bastante bien y es gratuito. En él podrás descargar audios con meditaciones. Si dejas de meditar, poco a poco perderás esa paz interior y ese optimismo que tú tienes, y parte de la paz interior y optimismo extra que te ha dado la práctica de la Autohipnosis. La crianza en “semi-soledad”, lejos de la familia, sin tribu, se hará tan difícil que tendrás momentos en los que creerás explotar. Si sigues meditando estoy segura de que te sentirás mejor y cuando el día llegue, la caída (que no creo que sea evitable, pero al menos) no será tan fuerte.
  6. Por si no te da tiempo a leer o a ver lo que dice Carlos González sobre la lactancia antes del parto, un consejo importante: NO PERMITAS QUE LE DEN BIBERÓN a Antek en el hospital. No, no va a morir de inanición. Los bebés nacen con reservas, la naturaleza es sabia, sabe que la lactancia no se activa de manera inmediata y dota a los bebés de reservas antes del nacimiento de manera que no necesitan “nosécuanta” leche nada más nacer. No lo permitas. Si es necesario, infórmate de qué debes hacer para evitarlo. Si no lo haces, se lo llevarán a otra habitación donde serán ellas, las matronas, quienes le den el biberón. Un día incluso te lo empacharán por la noche, y te lo llevarán a la habitación en la que se supone que tienes que descansar tras el parto (spoiler: cesárea) diciéndote que lo vigiles porque ha tomado demasiado (vamos, que no duermas no se te vaya a morir vomitando por la noche; genial, ¿eh?)Moje doświadczenie z cięciem
  7. Quítale una pared a la cuna (sí, se puede hacer, no necesitas gastar el dinero en una cuna de colecho) y únela a la cama. Verás que así puedes dormir muchísimo mejor que poniendo a Antek en su cuna y esperando por la noche, sentada, observándolo, hasta que se quede dormido…
  8. Aprende a dar el pecho tumbada cuanto antes, ganarás muchas horas de sueño y el colecho entonces será ideal.
  9. No compres carro, portea. Te ahorrarás una pasta que podrás gastar en otra cosa más útil. Puedes portearlo hasta que empiece a gatear y luego andar. Entonces él mismo ya no querrá que lo portees y a partir de ese momento te compras un carro de esos “paraguas”, que se pliegan y quedan pequeñitos para meter en el coche. Son más baratos y son más que suficientes. Ya sé que tienes intenciones de portear y que crees que lo vas a hacer con mucha frecuencia, pero es que resulta que te vas a hacer una vaga y como además Antek no va a protestar mucho en el carro (y además se va a quedar dormido en él como un angelito), al final vas a acabar usando más el carro que el pañuelo. Para evitar esto, lo mejor es que ni te gastes el dinero en el carro 😛 Las razones por las que creo que debes portear las tienes en El concepto del Continuum.
  10. Haz el BLW de verdad, por favor… Ya sé que crees que vas a hacer BLW, pero es que eso que haces más bien es una mezcla rara… No le des papillas (ya, lo sé, le diste muy poquitas, pero es que no hace falta que le des ninguna), no intentes ayudarle si no te pide ayuda, no le dés cuando tengas prisa (planifica la comida de manera que no haya nunca prisas), simplemente deja que coma él (o que juegue) SIEMPRE. Si haces el BLW en serio solo de vez en cuando, acabará pidiéndote que le des tú de comer (porque es más cómodo, porque así no se mancha, porque así tiene las manos libres para hacer otras cosas…) o no comerá (total, ya se lo meterás tú en la boca en algún momento…) Y al final la alimentación no será autorregulada de verdad, porque si le das tú, no sabrás si de verdad tenía hambre o lo está comiendo por inercia…e628c-sopa2bcon2bmanos
  11. EL CHOCOLATE, LO MÁS TARDE POSIBLE, y el azúcar también. Ya sé que esperaste mucho, pero tienes que esperar aun más. Mientras lo veas posible, evítalo. El día que lo conozca, el chocolate y el azúcar, cada vez lo pedirá más, le llamará más la atención, hasta que un día te lo empezará a pedir seguido, todos los días, si no hay en casa te dirá que hay que ir a la tienda a comprarlo… No es que sea un listo, es que es un niño que no sabe que unos alimentos son más sanos que otros, por lo tanto se guía por su sabor. ¿Y qué sabe mejor que el chocolate? Pocas cosas… Antes del chocolate, sus golosinas eran los arándanos, el plátano, las frambuesas, el kiwi… No permitas que el chocolate y las galletas acaben con eso. (Vale, exagero, no han acabado con eso, todas esas cosas aun le gustan, pero aun así me pone nerviosa que pida tanto chocolate 😛 )
  12. NO LE AYUDES A ANDAR COGIÉNDOLO POR LAS MANOS, ni dejes que nadie lo haga. Si lo haces, te condenarás a 4 meses de caminar con él cogido de las manos porque una vez lo prueban ya no quieren seguir gateando (¡qué aburrido!) y tendrás que estar 4 meses (nada de un par de semanas como te dice la gente) machacándote la espalda llevándolo de las manos a andar por todas partes. Si no haces eso, aprenderá a andar poco a poco: gateará un montón, empezará a subirse ayudándose de mesas, sofá, sillas… luego empezará a soltarse… Y así poco a poco, de manera natural. Al aprender así, además, será más consciente de los peligros, será más cuidadoso, aprenderá a caer bien, sin hacerse daño… Los beneficios son de verdad numerosos. Así que vigila que a nadie se le ocurra “ayudarle a andar”.
  13. Deja que se manche, que se caiga, que explore… Déjale ser niño. Sé que crees que vas a hacer eso, que esas son tus intenciones, pero habrá días que se manche y quieras cambiarlo en él momento, o hagas comentarios inocentes sobre la mancha, o pongas caras… Esto puede crearle un miedo a la suciedad, a mancharse, que le impida disfrutar de juegos que le podrían dar un montón de beneficios. En 2015, no sé exactamente en qué mes (yo lo descubrí cuando ya hacía tiempo que existía el blog), pero creo que en la segunda mitad del año, Clara empezará a escribir su blog Tierra en las manos, con motivos más que suficientes para permitir que se manche. Además, aunque no está directamente relacionado con este tema, te aconsejo que te leas este post sobre el dibujo infantil de De mi casa al mundo, muy importante antes de que empiece a dibujar o a crear. Ya sé que ahora no te gusta leer blogs, pero llegará un día en el que empieces a seguir tantos que te cueste leerlos a todos, así que a mediados de 2015 ya puedes empezar si quieres, o incluso antes 😉pintar con pintura de dedos mecachismama
  14. Juguetes: solo de calidad y más materiales no estructurados que estructurados. Más calidad y menos cantidad. Ya sé que esto ya lo haces, de hecho no comprarás su primer juguete hasta bien pasado el año, pero luego tienes una época en la que te emocionas viéndolo jugar, lo bien que juega con todo, y se te irá la mano… Léete este post de De mi casa al mundo o este de Tierra en las manos, te ayudarán a controlarte cuando sientas ganas de comprarle esas cosas con las que crees que se lo pasará tan bien 😉
  15. El último no está directamente relacionado con la maternidad, solo decirte que cuando pruebes a escribir un blog no lo hagas sobre la vida en -¡spoiler!- Alemania (sí, te vas a mudar otra vez…), hazlo sobre la maternidad. Verás que esa idea por fin cuaja y te va a encantar escribir sobre eso. ¡No te quedarás sin ideas!

Por favor, hazme caso. Sé que te va a costar creer algunas cosas, pero de verdad creo que seguir estos consejos te va a ayudar. Todo lo demás creo que lo estás haciendo genial, Antek es un amor 🙂

¡Un abrazo fuerte!

Anuncios

11 comentarios sobre “15 cosas que me diría si pudiese viajar al pasado

  1. Estupendo post! Esta carta a tu yo del pasado es una carta válida para muchos presentes. Me llevas a conocer cosas que ni siquiera sabía que existían. Y es que esto de la maternidad es un mundo tan grande y tan complejo que el tiempo no nos da para conocerlo del todo. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegra que te haya gustado. Soy consciente de que muchos de estos consejos con muy personales y no van con mucha gente, pero he querido publicarlos para aquella gente a la que le sirvan y por si un día tengo un segundo, releerlos 😉 Vaya, me ha llamado la atención eso de “cosas que no sabías que existían”, aunque por otra parte me parece normal, porque seguro que son cosas que aunque ahora me parezcan obvias cuando Antek era un bebé como Bebé Lanuguito yo tampoco sabía que existían (de ahí la necesidad de esta carta, jeje). Un beso

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Qué buenos consejos Paula!
    Ojalá alguien me hubiera escrito una carta así cuando tuve a la mayor, prácticamente no hice nada de eso. Claro, ella tiene 14 años y tampoco había tanta información sobre estas cosas, ni redes sociales ni leía blogs.
    Con los otros tres lo hice diferente y cuando crecen se nota mucho el tipo de crianza que has hecho con cada uno.
    Por cierto Yvonne Laborda me encanta. ¿Conoces a Laura Perales Bermejo? Tiene una página que se llama Crianza autorregulada, creo que te gustará. Yo voy una vez al mes a unos círculos de familia que hace y aprendes un montón de cosas.
    Un beso, maja.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, me alegro de que te gusten. Yo también pienso que ojalá alguien me hubiera escrito una carta de estas, aunque en mi caso, como Antek es todavía pequeño, espero estar a tiempo de “enmendar” algunos errores… Yo tampoco leía ni blogs ni libros de crianza antes, aunque en tu caso es más que normal, porque el acceso a la información de este tipo era más difícil; aunque nada que ver, por ejemplo, con cuando nos tuvieron nuestros padres… Eso sí que debió ser una desinformación total…
      Me alegra que me digas que se nota el tipo de crianza que se ha hecho. A veces la gente parece que nos quiere hacer creer que lo estamos haciendo mal o que la crianza no afecta tanto, que mucho es cuestión de personalidad… (no sé si has visto mi post anterior…) Me alegra saber que sí hay gente que puede demostrar que el tipo de crianza influye.
      A mí también me encanta Yvonne, y eso que por ahora aun no la conozco tanto porque es un descubrimiento más o menos reciente.
      No conozco a Laura Perales Bermejo, en cuanto tenga tiempo busco su página. ¡Gracias!
      Un beso

      Me gusta

  3. Te hice caso, ayer me comentaste en mi instagram que te leyera, y tenías razón me ha gustado mucho y ademas compartimos mucho en cuanto a crianza. Carlos Gonzalez en mi dios personal y gracias a él descubrí que todo aquello que sentía como madre no era una locura, sino que era mi instinto! Hacemos colecho, blw, porteo…todo eso, no porque sea moda, si no por que así veo la maternidad, no hay más, yo soy feliz con esas cosas!
    Me he apuntado todos los libros que has comentado, tengo mucho que leer, pero sacaré tiempo!
    Y sí, he cometido errores como madre que me gustaría haber evitado, pero de todo se aprende, no?
    Un abrazo para ti y Antek.

    Le gusta a 1 persona

    1. Reconozco tu foto, jeje, sabía que eras tú 😉 Gracias por pasarte y por el comentario! Carlos González también fue el primero que yo conocí, con él descubrí la crianza con apego y que muchas cosas que yo creía que eran de una forma por costumbre no tenían que ser así. Me dio mucha confianza en mí misma y en mi instinto.
      Todos cometemos errores, pero creo que cuando somos conscientes de que han sido errores ya es un paso importante, y al mismo tiempo no obsesionarse, aceptarlos y seguir adelante!
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, me alegro de que te haya gustado. Educar en el asombro es genial, te gustará. Si no lo has leído, te aconsejo también El concepto del Continuum, aunque creo que ha quedado claro en el post, jeje. Ahora voy a leer La maternidad y el encuentro con la propia sombra, que también me lo han recomendado muchísimo. ¿Lo conoces?

      Me gusta

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s