Crecimiento personal

La clave de todo… SOY YO… ERES TÚ…

la clave de todo

Hace un tiempo, estaba pensando en el tema de la comida y de cómo quiero dejar ciertas cosas (el consumo de azúcar, de harinas refinadas, reducir el consumo de carne…) y cómo últimamente lo estaba llevando bastante mal, y mientras pensaba en esto me di cuenta de una cosa, una reflexión que quiero compartir hoy contigo. En realidad es una reflexión bastante simple y creo que todos lo sabemos, pero como se nos olvida con mucha frecuencia, solo quiero recordártelo y recordármelo (sí, a mí también, porque se me olvida constantemente…)

Ahí va:

Realmente ha habido muchos momentos en mi vida en que comer sano me salía sin esfuerzo, no era un “ahora voy a comer sano”, “ahora no voy a comer cosas sin azúcar”… No, no tenía que proponérmelo, simplemente me salía solo, no me apetecían cosas dulces o si me apetecían e iba a una tienda, acababa saliendo sin comprar nada porque no me apetecía nada de lo que tenían, me apetecía más llegar a casa y prepararme yo algo más sano (dulce, pero sano)… Con la crianza también me pasaba… Me salía sin esfuerzo ser una madre paciente, respetuosa y amorosa… (No, no siempre me sale sin esfuerzo, muchas veces tengo que controlarme y a veces me descontrolo… Me atrevo a pensar que sabes de qué hablo…)

Y me he dado cuenta de que esto, como casi todo lo demás, la manera de conseguirlo es sintiéndome bien, porque todas estas veces que no estaba consumiendo azúcar o comiendo peor era porque me sentía bien. Y todas esas veces que tenía paciencia y era capaz de hablar con calma y respeto a mis hijos, me sentía bien.

soy mujer ciclica

Y me di cuenta de que al final, TODO depende de eso:

Me siento bien: puedo criar a mis hijos de forma respetuosa y amorosa sin esfuerzo.

Me siento bien: puedo comer más sano sin esfuerzo.

Me siento bien: el día fluye sin esfuerzo.

Es una pasada como al final realmente TODO lo que nos pasa (o me pasa a mí) me demuestra que realmente donde tengo que poner el foco es EN MÍ, en sentirme bien YO, porque cuando YO me siento bien, todo lo demás funciona, todo lo demás fluye, solo, sin esfuerzo: no tengo que esforzarme para nada, no tengo que esforzarme para comer bien, no tengo que esforzarme parar criar de una forma respetuosa, no tengo que esforzarme para que el día fluya… No tengo que esforzarme por absolutamente nada. TODO sale bien, sin ningún esfuerzo…

Por eso he llegado a la conclusión de que es ahí donde tengo que poner el foco, no en que mis hijos hagan esto o lo otro, no en comer esto o lo otro, no en hacer esto o lo otro cada día, ya no en hacer estas actividades o aquellas otras, ya no en leer más libros o artículos sobre crianza (la teoría me la sé ya al dedillo)… El foco ahora tengo que ponerlo en mí, en sentirme bien, en llenar mi vaso, porque si mi vaso está vacío, no podré servirle a nadie agua (y probablemente me enfade cuando me la pidan, ¡si no tengo ni para mí!), y si mi vaso tiene poca agua y se la sirvo a otros, luego yo tendré frustración por haber dado mi agua y quedarme con sed… Necesito llenar mi vaso, o cambiarlo por una jarra y llenarla también… Porque si mi jarra está llena de agua, no me costará nada servir a los demás, lo haré incluso con mucho gusto…

Esto es como en el avión “primero pon tu propia máscara de oxígeno, luego ayuda a los demás”, porque si primero pones la de los demás, es probable que luego pierdas el conocimiento y no puedas ayudar ya a nadie…

Vamos a poner el foco ahí, en querernos, para poder querer; en cuidarnos, para poder cuidar…

yoga-422196_1920

NOTA: Llevo unos años, pero especialmente unos meses, sumergida en este “nuevo” reto de aprender a quererme y a cuidarme, para poder querer y cuidar mejor. En este camino he pasado y sigo pasando por cursos, libros, comunidades… y mi propia experiencia. No hace mucho tiempo, decidí que me apetecía compartir mis progresos, mis reflexiones y aquellas cosas que iba integrando en mi día a día, o que iba probando y me funcionaban, o con las que me sentía bien, no solo cuando tuviese tiempo para escribir posts para el blog, sino también en “posts” más breves. Por esa razón, creé una comunidad, un grupo, en Facebook, donde otras personas también pueden compartir cualquier cosa relacionada con su propia experiencia.  Si te interesa unirte, solo tienes que buscarlo y responder a las dos preguntas que te hago (son facilitas). El grupo se llama Aprendiendo a querer(me). Y si no te apetece, nos seguimos viendo por aquí 🙂

Dime qué piensas, me encantará leerte :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s