Crianza consciente · Minipost

Minipost: Todo lo que hacemos/decimos importa

¿Alguna vez te has sentido mal y has ido a la cocina, has abierto la nevera o algún armario y has buscado qué llevarte a la boca?

Recuerdo un día (o varios) en que mi peque de 16 meses entró en estado de pánico porque yo quería ir a ducharme. Tata la cogió en brazos, fue con ella a la cocina, abrió la nevera y le dio algo de comer para que se tranquilizara…

Todo lo que hacemos los padres durante la infancia, tiene mucha más influencia en las costumbres que adquirimos y en las personas que devenimos de lo que en principio nos puede parecer.

comer

Fuente de la imagen: Pixabay

Crecimiento personal · Maternidad

Mi calendario de rutinas o cómo descubrí que no había horas suficientes al día

Hace meses descubrí cuál era la clave de todo, me di cuenta de que para poder ser una mamá y pareja paciente, una mujer feliz, una persona que come de forma saludable porque su cuerpo no le pide porquería, etc. lo que tenía que hacer era cuidarme. Entonces entendí que era urgente que en mi rutina diaria estableciera también actividades, por simples que fuesen, que estuviesen dedicadas a mi autocuidado.

Por aquel entonces estaba acabando el curso de SHP de Yvonne Laborda, haciendo el Retox Detox emocional de De mi casa al mundo y unos meses después además compré el Bundle Vida Sana… Solo con estas tres cosas (bueno, en el Bundle tenía 65 cursos) ya empecé a sacar muchísimas ideas de hábitos para incorporar en mi día a día para tener en cuenta mi autocuidado… Pero un día me di cuenta de que se me estaba yendo de las manos y quería incorporar a mi rutina diaria tantos hábitos nuevos, que no me llegaban las horas del día

No tenía muy claro cómo ni dónde meter esas prácticas que iba sacando de esos cursos y que quería al menos probar y ver si me funcionaban… Me resultaba difícil meterlas en mi día a día, que además cuando Antek empezó a ir al cole supuso cierta pérdida de esa “slow life” que llevábamos antes… Empecé a darle vueltas, a pensar cómo podía hacer…

La primera idea que tuve fue crear un cuadro donde iba poniendo los hábitos que quería incorporar y le iba poniendo crucecitas cada día que los hacía. Puse 21 días por ser ese número mágico que dicen que es el que necesitas para establecer un hábito (aunque yo creo que depende mucho del hábito que sea). Te hablé sobre esto en esta publicación de Instagram:

Fue precisamente a raíz de esta práctica, cuando llegó un momento en que me di cuenta de que con tantos hábitos nuevos incorporados cada vez me costaba más poner las crucecitas. Fue ahí cuando entendí que me empezaba a costar encontrar horas para los nuevos hábitos…

Entonces, decidí coger dos folios de colores, cada uno de un color diferente, uno sería para la mañana y otro para la tarde, y en ellos ir poniendo más o menos en orden (de más temprano a más tarde) los hábitos que quería incorporar a lo largo del día… No ponía horas porque no me interesaba demasiado el horario, sino más bien el orden en que los hiciera…

Esto me ayudó a darme cuenta de que me eran más fáciles de mantener en el tiempo aquellos hábitos que iban unidos a hábitos que ya tenía instaurados en mi rutina y hacía de forma automática. Por ejemplo, levantarse es algo que siempre hago (y por lo que estoy muy agradecida), el hábito que ponía para hacer justo al levantarme era fácil de cumplir; lo mismo con el hábito que ponía para hacer después de desayunar, porque siempre desayuno… Y así con todos los hábitos nuevos que iban al lado de hábitos ya normalizados en mi día a día.

No obstante, llegó un momento en que este método de los dos folios también se me hizo algo cahótico, sobre todo porque a veces quería poner algún hábito en medio de otros, donde ya no me cabía y también porque no podía corregirlo. Además, empecé a tener la impresión de que estaba intentando introducir en mi día a día más rutinas de las que podía llevar a cabo, ya que el día tiene un número limitado de horas que yo puedo dedicarme a mí… Entonces pensé que necesitaba algo que me ayudase a ver el tiempo del que disponía a lo largo del día y de qué manera podía disponer esas rutinas para que fuesen realistas, que fuese algo que de verdad pudiese llevar a la práctica y no una cantidad tal de rutinas de autocuidado que me fuesen imposibles de hacer y que solo acabasen consiguiendo que me frustrase al sentir que no cumplía con mis propias expectativas…

Fue entonces cuando se me ocurrió la idea de crear un calendario de rutinas diarias de autocuidado con tarjetas y con velcro, uno que pudiese cambiar a mi gusto, a medida que fuese viendo que no me funcionaba, o que fuesen cambiando nuestras rutinas por causas externas (el cole, el cambio de estación, el cambio de horas, las vacaciones…) Así, empecé a crear tarjetas con dibujos que simbolizasen aquellas rutinas que quería introducir en mi día a día. Creé tres grandes bloques: la mañana, la tarde y la noche. Los hice en hojas DIN-A3 que plastifiqué y a medida que iba llenando folios de dibujos para las tarjetas, los iba plastificando también, recortando y poniendo el velcro para luego poder ponerlos en mi calendario de rutinas de autocuidado.

El resultado me encantó, tanto que empecé a cogerle gusto a crear tarjetas y de repente estaba creando tarjetas de todos aquellos hábitos que quería introducir en mi día a día… Y… ¡tachán! Fue así como por fin comprobé que, efectivamente, no había suficientes horas al día para hacer tantas cosas como yo quería hacer y no me quedaba otra que priorizar, elegir las que me parecieran más importantes y renunciar a las demás (o al menos renunciar al hecho de hacerlas de forma diaria). Este método me ayudó mucho a darme cuenta del tiempo real que tengo a lo largo del día y de hasta qué punto algunos de los objetivos que yo me había marcado eran de todo menos realistas… Me estaba pidiendo ser capaz de hacer tantas cosas como si el día en vez de 24 horas tuviera 48… (Sí, me han sobrado más tarjetas de las que he llegado a usar, pero es que me emocioné haciendo tarjetas y disfruté mucho haciendo los dibujitos, así que me lo tomo como un momento de arteterapia que me permití 😉 ).

Ahora está muy diferente, lo he cambiado ya mil veces (!)

Y fue así como por fin empecé a visualizar mejor mi día, a priorizar, a planearlo de una forma más cómoda. El caso es que yo soy muy visual, y al verlo de esta manera para mí es mucho más fácil y mucho más claro (no digo que lo sea para los demás, mi objetivo aquí era que lo fuese para mí… No es un calendario para mis hijos ni para Tata, es para mí…) No sé si tiene sentido que te explique de qué manera lo uso, qué sentido tienen para mí las filas y las columnas (sí, tienen un sentido, por supuesto) y de qué manera lo visualizo yo. En realidad lo ideal con este tipo de materiales es que cada cual lo haga de una forma que sea cómoda para sí misma, que sea intuitivo para sí misma. Al fin y al cabo quien lo va a usar soy yo, me da igual si alguien viene de visita, lo ve y no lo entiende…

Bueno, pues quería compartirlo por si te inspira de alguna manera, tanto si es para hacer algo similar como si es para darte cuenta de que quizá hay días en los que también te estás pidiendo demasiado y esperas hacer más cosas de las que es posible hacer en 24 horas (teniendo en cuenta que parte de esas horas estamos durmiendo, comiendo, trabajando, limpiando…) ¿Verdad que parece un trabajo de locos meter unas rutinas de autocuidado para una misma en tan pocas horas y con tantas otras cosas que hacer? Yo al final fui capaz. Te animo a que lo intentes, de la forma que sea mejor para ti, y que no pares hasta que lo consigas. Te recuerdo esta frase maravillosa que leí en el Instagram de De mi casa al mundo, que para mí resume esa clave de la que te hablaba al principio de este post, la clave de todo…

2 años · Personal

Ella

Ella, a veces quiere levantarse nada más despertar, a veces le apetece remolonear un poco en cama…

Ella, fan incondicional de los Minions, los adora en sus películas, su camiseta, su táper…

Ella, siempre feliz de unirse a la mesa y ver qué hay de comer, y decidir si come lo que tiene en su plato o prefiere lo que hay en el mío.

Ella, que se troncha con su hermano mayor, al que adora e imita. Al que quiere ir a buscar al cole 15 minutos después de haberlo dejado.

Ella, que ríe viendo como los patos comen los trozos de pan que les echa.

Ella, que me pide que la coja una y otra y otra vez, y a veces le explico por qué no la puedo coger y me dice “vale Mamá” y otras no lo acepta y se ahoga en lágrimas abrazándome la pierna como si fuera el fin del mundo.

Ella, que ya no usa baberos y mancha toda la ropa cuando come, y luego dice “quita” y la cambiamos, y ya está. Y luego me toca con sus manos sucias, y no pasa nada.

Ella, que se quita los mocos que le cuelgan con el brazo o la manga de la camiseta y sigue con lo que estaba haciendo como si nada.

Ella, que cuando le voy a coger una bolita de pan en la panadería empieza a gritar a pleno pulmón porque no he cogido la bolita que ella quería…

Ella, que no tiene bañador y no quiere ir en braguitas por la piscina porque ve que casi nadie tiene la barriga al aire y decide bañarse con una camiseta, y es feliz con su camiseta mojada (desde su punto de vista, igual que el resto…)

Ella, que habla conmigo en gallego, con Tata en polaco y con su amiguita en alemán.

Ella, que pone una pieza horizontal de lego encima de una vertical y dice feliz que tiene un paraguas.

Ella, que si saco la teti sin antes preguntarle cuál quiere SIEMPRE me dice que quería la otra…

Ella, que camina tranquila y sin prisas, parándose a recoger bellotas del suelo, hojas de arbustos, a observar bichitos en el suelo…

Ella, que tiene claro lo que quiere, que lo pide usando las herramientas que tiene, que no se para a pensar en el qué dirán, que disfruta del momento presente, que lo saborea, porque para ella no hay nada más, ni futuro ni pasado, solo ahora. Ella, que observa, toca, elige, exige, explora, experimenta, imita, aprende, enseña, siente, degusta, disfruta, vive…

Ella, mi maestra ❤️

Crecimiento personal · Orden_en_casa

Preparándome para ordenar y limpiar mi casa

orden y limpieza en casa

Si me sigues en las redes, ya estarás enterada de que planeo hacer un reto de orden y limpieza en casa de 21 días que encontré en el blog Dos rayitas y que quiero empezarlo este viernes día 4. La razón es bastante obvia y seguro que me entiendes sin necesidad de que te lo explique. A veces mi casa me genera demasiado malestar, bueno, en realidad no me lo genera, el malestar suele surgir por otras razones, y la casa lo que hace es que lo aumenta… Si estoy de buen humor, la casa me suele dar igual. Pero claro, no puedo permitirme tener la casa de tal manera, que si estoy de mal humor o de humor bajo por alguna razón, la casa me lo multiplique.

Además, despues de leer a Marie Kondo tengo claro que quiero una casa que me genere felicidad, y que cualquier cosa que no la genere, debería desaparecer de la casa (al menos si es mía, no puedo deshacerme de las cosas de mi familia).

Aproximadamente hace dos semanas, cuando tomé la decisión de que no podía seguir procrastinando y dejando la casa para otro momento, propuse la idea de crear un grupo de mujeres que quisiéramos hacer el reto al mismo tiempo, para así compartir ideas, motivarnos, y darnos fuerza, porque no hay como la fuerza de un grupo de mujeres con un propósito común 😉

Estuve pensando en cosas que quería hacer durante esos 21 días, algunas relacionadas con el reto, otras son más bien rutinas que espero que me ayuden, y quería compartirlas en esos grupos pero, como siempre, me enrollé y me quedó muy largo… Así que he decidido compartirlas aquí, por si a ti también te sirven, para este reto, para algún otro, o simplemente para añadirlas en tu día a día porque te resuenan. Por aquí las dejo:

rutinas mecachismama

1. Si un día no puedo cumplir con la tarea (sé que los habrá), la apunto en una hoja para acordarme de hacerla un fin de semana (porque sé que por la semana me puede ser difícil, por eso ya asumo que puede pasar). Además hay tareas en el reto que personalmente me parecen imposibles de hacer en un solo día . Digamos que este es mi plan B para no acabar frustrándome pero tampoco decir “no fui capaz, pues nada”.

2. He pensado que me gustaría hacer algún tipo de celebración cada vez que terminemos una tarea porque quiero integrar a mis hijos en el reto y creo que puede ser pesado en algunos momentos, así que celebrarlo de algún modo cuando terminamos creo que podría ser interesante. Ayer se me ocurría, por ejemplo, para celebrar el día de la limpieza del baño , darnos un baño juntos. Esto todavía lo estoy barajando, ya que supone pensar en 21 formas de celebrar diferentes 😉 Lo cual, por otra parte, es una forma de añadir algo de alegría al reto.

3. Voy a crearme una lista de reproducción con las canciones que me dan más energía y vitalidad, para escuchar mientras ordeno/limpio.

4. En cuanto al uso de Aromaterapia para quienes interese (os comentaba en mi último post que empecé hace unos meses e incluso me he hecho distribuidora, así que si algún día te interesa, te animo a que lo hagas conmigo, te conté todas las ventajas de entrar conmigo al final de este post), se me ocurre que para días de limpieza podría estar bien una mezcla para difusor que dé energía y alegría, como cítricos; también he pensado en Purificación de Young Living, a mí se me ocurrió al final del día para purificar el resultado, pero también podría ponerse al principio (en la Aromaterapia hay que dejarse llevar mucho por la intuición, así que si la usas, ¡déjate llevar!), y para días en que tengo que deshacerme de cosas usar Incienso (Frankincense de Young Living), que ayuda a centrarse y conectar mejor con uno mismo y con la intuición; y por supuesto Thieves y Aceite esencial de limón para hacer con ellos productos de limpieza libres de tóxicos… Se aceptan propuestas diferentes, yo soy novata en este mundo, así que si tienes más ideas soy todo ojos 😉

Aromaterapia para la casa

5. Cada mañana y cada noche quisiera hacer una pequeña meditación/visualización de mi casa en el estado en el que yo quiero que esté. Todavía no tengo claro si hacerla de la casa completa o de la tarea de cada día… O quizá incluso combinar y por la mañana hacer una visualización de la tarea del día, como quiero que vaya, y por la noche una visualización de cómo quiero que esté la casa cuando acabe el reto. La visualización consistiría en ver ya la casa como yo quiero que esté, donde ya he conseguido lo que quiero, visualizar lo contenta que me siento, los sentimientos que genera en mí haberlo conseguido… Este tipo de meditación/visualización, entre otras cosas, cuento con que me ayude a no perder la motivación durante el reto, el recordar en todo momento lo bien que me voy a sentir cuando lo haya conseguido.

Para hacer la meditación/visualización yo usaré Aceites esenciales en el difusor, probablemente incienso (Frankincense de Young Living), si no usas aceites esenciales, he oído que también está bien hacer visualizaciones con Ondas Theta, se pueden encontrar en Youtube vídeos con sonidos que supuestamente las crean, también puedes hacerlas con música relajante o simplemente en silencio. (O no hacerla, por supuesto, aquí solo estoy compartiendo las ideas que he tenido, si algo te resuena lo tomas y si no, lo dejas 😉 ).

6. Si hay momentos en que los ánimos bajan, usar el consejo de Miguel Camarena de poner una canción que incite a saltar y ponernos a saltar, dar palmas, sonreír… (Con los niños además esto debería ser muy fácil). Parece una tontería, pero es algo que mejora el estado de ánimo y el humor de una forma impresionante, además de dar energía. Si limpiar con música que me motiva no hace que esto me salga automático, lo forzaré en algún momento para recargar pilas 😉

7. Hábitos no directamente relacionados con el reto pero que quiero realizar también durante estos días por elección personal:

– Al menos tres veces al día pararme a respirar de forma consciente.

– Hacer un mínimo de una meditación diaria (si pueden ser dos, mejor).

yoga-422196_1920

– Al final del día, agradecer al menos 3 cosas (pueden ser del día o de mi vida en general), si puedo compartir estos agradecimientos con alguien, mejor, las cosas se hacen más reales cuando las compartimos, en lugar de limitarnos a pensarlas. Puedo compartirlas con mi pareja, con alguna amiga por Whatsapp o en los grupos que he creado para acompañarnos mientras hacemos el reto.

Tres veces al día, tengo intenciones de usar un aceite esencial por vía tópica, inhalar y repetir una afirmación (se trata de los Protocolos de liberación emocional que propone Aguamarina en su curso de Autocuidado con Aromaterapia, que por cierto si vas a comprar el Bundle de Crecimiento Personal que está ahora mismo a la venta por un periodo limitado de tiempo, recibirás ese curso entre otros, y si lo compras usando el enlace de Aguamarina, recibirás unas cartas con afirmaciones positivas que no podrían ser más maravillosas, entre otras cosas). Yo, para este reto, he elegido Release de Young Living, que es una sinergia formada con aceites esenciales de plantas que ayudan a soltar, y por eso me ha parecido muy adecuado para este tipo de reto, aunque también puede ayudar a soltar emociones, recuerdos del pasado… La afirmación que he elegido será “Suelto y confío”, que es una afirmación de Ho’oponopono para dejar de resistir el cambio.

Rutina de ejercicios, diaria o cada dos días, en mi caso serán ejercicios de Rous Baltrons, ya sabéis que estoy en la membresía y los adoro. Por si también estás en ella, te comparto lo que he pensado. En estos momentos barajo dos posibilidades, una de ellas es hacer la práctica completa que acaban de colgar en la membresía para el equilibrio físico y emocional, porque me parece algo interesante a tener en cuenta en un reto como este… La otra es combinar yo, según mi disponibilidad de tiempo, los siguientes ejercicios: Mudra para tener una tremenda fortaleza, Ejercicio y respiración para conseguir nuestros objetivos, Meditación activa para tus propósitos, Triplancha para la motivación y Danza mantra para la fortuna y fluir en la vida. Así tendría una meditación, un mudra, un ejercicio de respiración (y brazos), una triplancha (abdominales) y una danza mantra (las adoro). Y si veo que me apetece añadir algo más porque tengo tiempo, creo que añadiría el Ejercicio de suelo para glúteos (por meter algo de glúteos), Jerusalema (por meter algo de danza y porque me encanta y me sube el ánimo también) y Danza para las caderas y el equilibrio (por meter algo de caderas) 

¿Y tú? ¿Tienes algunas ideas de hábitos que quieres llevar a cabo durante este reto?

Libros · Libros que quiero · Regalos

4 libros que quiero añadir a nuestra biblioteca (a partir de 3 años)

El tema de los cuentos para niños (y no tan niños) es un tema que podría no acabar nunca… Hay muchos que me apetece mucho leer/tener, y me gusta mucho hacer este tipo de posts como listas para acordarme de cuáles y por si te descubro/recuerdo alguno que también quieres/querías. También te invito a dejarme en comentarios tus cuentos preferidos, por si todavía no los conozco y los añado a mi próxima lista 😉

Aquí algunos títulos que he descubierto en otros blogs (dejo enlace a dichos posts por si quieres saber más de ellos) y que me encantaría tener:

la gallinita roja

La gallinita roja: La gallinita roja nos habla sobre cómo cuando participamos en el proceso de elaboración de algo, luego lo disfrutamos más. Incluye una receta para hacer pan. (Lo descubrí en este post de De mi casa al mundo). Sigue leyendo «4 libros que quiero añadir a nuestra biblioteca (a partir de 3 años)»

Así soy yo · Crecimiento personal

Y en esas he estado estos años…

estos anos

En los últimos años de mi maternidad, hacer las cosas de la manera que yo quiero y que me gustaría se me ha hecho en ocasiones tan difícil y me ha despertado emociones y sentimientos que me ha costado tanto gestionar, que sentí que no me quedaba otra que buscar ayuda externa… Supongo que esta es una parte de la que no a mucha gente le gusta hablar. Si me conoces bien, ya sabes que me gusta ser sincera, mostrar mi maternidad como es, mostrando los buenos momentos (por supuesto), pero también dejando constancia de los menos buenos de vez en cuando (tampoco hace falta hacerlo con mucha frecuencia, me gusta poner el foco en lo positivo). Pero el caso es que sí, en esta casa las cosas no han sido siempre del color de rosa (y creo que siguen sin serlo, seguimos trabajando en ello, en realidad no creo que se llegue a un punto donde lo son, sino que más bien la vida es una montaña rusa) y ha habido momentos en que yo he sentido la necesidad de probar “cosas”… Sigue leyendo «Y en esas he estado estos años…»

Crecimiento personal · Reflexiones

Rous Baltrons y el empoderamiento de la mujer a través de la danza

rous baltrons
Fuente: Rous Baltrons Page (Facebook)

Este post lo tenía guardado en borradores y la verdad es que no tenía intenciones de publicarlo todavía, pero en vista de la situación actual, en la que quieren cerrar la cuenta de Rous Baltrons de Instagram, diciendo que tiene contenido inapropiado, he decidido publicarlo ya… En parte como apoyo, y en parte por si no la conoces que vayas rápido, por si al final Instagram cumple sus amenazas y le cierra la cuenta… Es una cuenta llena de contenido de mucho valor, así que creo que merezca la pena que le eches un vistazo si existe la más mínima posibilidad de que desaparezca.

Yo descubrí a Rous gracias a una amiga y ex compañera de la Tribu de Madres Conscientes (te hablé de ella en este post), me habló de su membresía, sus clases de danza, de tonificación, de cómo volvía a sentirse sexi y sensual gracias a sus bailes, de su propósito de empoderar a la mujer a través de la danza… Esto último fue lo que más me llamó la atención, como mujer no me siento todo lo empoderada que me gustaría, y la danza… me encanta. ¡Adoro bailar! Así que al leer “empoderamiento de la mujer a través de la danza” no me pude resistir… Cuando mi amiga me dijo que la membresía eran solo 9 euros al mes (¡me gastaba más en cafés!) también me quedó claro que tenía que probarla, pero como no quería ser impulsiva, decidí primero seguirla en Instagram, ver lo que iba colgando, y si de verdad me resonaba… Sigue leyendo «Rous Baltrons y el empoderamiento de la mujer a través de la danza»

1 año · Maternidad · Nuestra experiencia

Nuestra experiencia con el movimiento libre (o no)

bebe movimiento

Todo empezó cuando estaba embarazada. Una amiga me habló de Emi Pikler y del movimiento libre, y me encantó. En realidad ya conocía el movimiento libre, pero que ella me lo recordase cuando estaba embarazada de mi pequeña arcoíris y saber un poco más de eso, me gustó y me convenció de que era algo que quería hacer con mi niña (que no había hecho con Antek).

El día llegó, la realidad llamó a la puerta, y me vi, una vez más, poniendo a la peque en una hamaquita, en el carro (dentro de casa) y poniéndole a veces muñequitos colgando… Sigue leyendo «Nuestra experiencia con el movimiento libre (o no)»

Maternidad · Mi experiencia

Mi pérdida gestacional

perdida gestacional

Hoy me apetece hablar de un tema bastante íntimo, como es la pérdida gestacional, también teniendo en cuenta cómo lo llevé con Antek… Me atrevo a decir que de una forma poco “tradicional”, pero era la que tenía sentido en mi cabeza, la que a mí me resonaba…

Como han pasado ya casi tres años desde entonces, he decidido añadir a este post escritos que hice en los días en los que dicha pérdida tuvo lugar, para aportar también la visión que tuve en aquel preciso instante, ya que hay sentimientos que se pueden expresar mucho mejor en el momento en que se tienen, que casi tres años más tarde. Sigue leyendo «Mi pérdida gestacional»

2 años · Anécdota · Minipost

Minipost: #nomeenseñesqueaprendosolo – ¡Corriendo voy!

Acabo de encontrarme este post en borradores con fecha de agosto de 2016 (Antek tenía recién cumplidos 2 años). Me ha encantado. Que pena me da haber dejado de escribir en el blog por tanto tiempo, con lo bonito que es inmortalizar anécdotas, reflexiones, momentos… Aunque sea de hace casi 5 años, lo comparto porque me ha encantado. Imagino que en aquel momento lo dejé para publicar en otro momento y me olvidé de él.

pequenoflash
Mi pequeño Flash 🙂

Sigue leyendo «Minipost: #nomeenseñesqueaprendosolo – ¡Corriendo voy!»