2 años · Actividades · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost

Minipost: jugamos con formas

 

A principios del verano, Antek mostró interés en las palabras “cuadrado”, “círculo” y “triángulo” cuando aparecieron en un libro de vocabulario que vemos a veces (normalmente lo que le llama la atención de ese libro es una página con los números, le encanta contar) y quiso que se las repitiera varias veces. Justo unos días antes de que esto pasara había leído esta entrada del blog Pequefelicidad, fue de ahí de dónde saqué la idea para este juego.

Con este post quería contar cómo nos fue.

No voy a mentir, Antek no entendió el juego 😉 En la foto está todo muy bien puesto porque lo puse yo misma. Él las ponía -desde mi punto de vista- al azar, como a él le parecía. Yo creo que es importante respetar el momento de desarrollo en el que se encuentran los niños y no intentar explicarles a la fuerza algo para lo que quizás no están preparados, así que no insistí. Intenté explicarle en qué consistía, pero cuando vi que no lo entendía, no insistí mucho más. Algún día lo iba a entender, no tenía ninguna duda, no hacía falta que ese día fuese aquel mismo. Sigue leyendo “Minipost: jugamos con formas”

En casa · En español · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – moldes de silicona

¿Tenéis moldes de silicona en casa? ¿Se los habéis dejado coger en alguna ocasión a vuestros peques? A Antek le encantan, especialmente los de las magdalenas, que tienen más chiste que el de bizcocho. Juega a aplastarlos uno a uno, luego le da la vuelta y les vuelve a dar su forma original.

Ahora ya no juega tanto con esto, ya no le llama la atención, pero hace unos meses los cogía todos los días y se entretenía un buen rato. A veces, antes de volver a ponerlos él mismo en su forma original, se quedaba observándolos un rato a ver si volvían solos y, si así era, volvía a aplastarlos. 


Es un ejemplo más de estas cosas a las que nosotros no les damos mayor importancia pero para ellos son todo un descubrimiento. El mundo es algo tan nuevo para los niños pequeños que casi cualquier cosa puede ser increíble y digna de observar con total atención. Merece la pena dejarles que jueguen/observen sin ser interrumpidos en esos momentos (en muchas ocasiones lo hacemos sin pensarlo y sin malas intenciones) ya que son situaciones que deseamos que tengan cabida en su vida: de concentración, de interés, incluso de asombro.

días_de_lluvia · En español · en_casa · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Otros blogs

Minipost: días_de_lluvia – río con bolsas de basura

(Ten post po polsku tutaj)


Esta no es una idea original mía, la saqué de este post de Pequefelicidad. Su río está más currado, pero yo soy una mamá vaga y Antek un niño al que eso no le importa, y mi río cutre le gustó igual 🙂


Nuestra experiencia con el río de bolsas de basura no duró mucho, pero lo poco que duró a Antek le encantó. El río tenía un poco de todo, como podéis ver, desde pulpos y cangrejos hasta barcos, cocodrilos y focas. 

Antek estuvo un rato jugando con él como río, pero pronto se dió cuenta de que tenía mucha más gracia coger la bolsa por un extremo y arrastrarla con todos los animales encima 🙂 Así es Antek, él transforma todos mis juegos en otra cosa, pero a mí no me importa. ¡Viva su creatividad!

Actividades · En casa · En español · en_casa · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Montessori en casa · Pasta · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – Jugamos con pasta cruda

(Ten post po polsku tutaj).


Jugar con pasta cruda es algo que a Antek le encanta. Abrimos un paquete (o cogemos uno ya abierto con el que ya ha jugado), lo echamos en uno de los recipientes, encima de la manta de juego, y a partir de ahí, todo suyo. Normalmente le doy más de un recipiente y se lo pasa pipa jugando a los trasvases y está super concentrado durante un montón de tiempo. Puede parecer un juego muy simple, pero es increíble la de cantidad de cosas que aprenden con él, y probablemente por eso les gusta tanto: desde algo que nos parece tan sencillo (pero para ellos no lo es) como el trasvase de un recipiente a otro, hasta el comprobar que la pasta que cabe en uno de los recipientes no cabe en el otro 😉

Normalmente empieza muy bien y cuánto más tiempo lleva más pasta se le va cayendo fuera. Al final, suele haber más pasta en la manta que en los recipientes, como se ve en la foto. No tengo muy claro si es porque poco a poco pone menos esmero o porque en el fondo le da igual o quizás incluso porque le hace más chiste que se caiga fuera. No lo sé, y la verdad es que no me importa. Me encanta ver lo mucho que se concentra y lo mucho que le gusta este juego tan barato 🙂

BLW · Comida · En español · Guisantes · hace_un_año · Juegos baratos · Maternidad · Minipost · Niños · Obiad · Verduras

Minipost: hace_un_año – Antek y los guisantes

(Ten post po polsku tutaj).

Hoy se me ha ocurrido ver si tenía alguna foto de Antek de hace un año exactamente (el 4 de abril del año pasado) y encontré esta. Además de alucinar con lo mucho que ha crecido y ha cambiado, se me dibujó una sonrisa al verlo con sus primeros guisantes. ¡Menudo trabajo le dieron al pobre!

Yo de aquella sabía menos de BLW de lo que sé ahora (que no es un montón, pero es bastante más) y no sabía que las comidas como los guisantes es mejor no dárselas hasta que no saben hacer “la pinza” (coger cosas utilizando el pulgar y el índice). Al pobre le costó un montón, porque antes de aprender a hacer la pinza cogen las cosas a puñados y no saben que para poder comerlas tienen que abrir la mano… 

En fin, afortunadamente, a él no le molestaba especialmente, estaba feliz jugando con los guisantes, y yo lo veía con cara de alucinada y también riéndome un poco (pero con amor, jeje). Es una de las cosas buenas que tiene el BLW, una vez te haces a la idea de que se va a ensuciar y va a ensuciar todo lo que esté cerca de él, y de que comer no va a comer mucho… lo disfrutas tú y, por lo tanto, lo disfruta él. Jugar con la comida es parte del proceso de aprendizaje, es algo normal, no es algo que hagan para sacarnos de quicio. Por eso merece la pena dejarles que toquen, que degusten y que se diviertan. Tiempo para andarse con prisas y con estrés ya lo van a tener de mayores, no tiene sentido meterles prisa y estresarlos antes de tiempo! 🙂

Actividades · En español · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – jugando con una caja

(Ten post po polsku tutaj).

Hoy nos lo pasamos pipa jugando con una caja. Antek se meaba de la risa con cosas súper simples y yo me meaba de la risa con su risa.

Todo empezó como empieza siempre con la caja (la tenemos desde hace cuatro meses), metiéndose dentro de ella. 


Entonces, se me ocurrió coger su pelota y tirarla dentro de la caja, con él dentro, para encestar. Se meaba de la risa cada vez que lo hacía y me la pasaba diciendo “isiá” (que es “jeszcze raz”, es decir, otra vez).

Más tarde, yo cogí la caja y me la metí en la cabeza y dije “mamá no está”, él se acercó y mientras la levantaba yo decía “¡aquí estoy!” y otra vez se meaba de la risa. Luego nos metíamos los dos: “Antek y mama no están – ¡Aquí están!”. Otra vez se meaba de la risa. Lo repetimos varias veces y todas se partía.

El fondo de la caja se abrió (ninguna sorpresa) y pusimos la caja boca abajo. Antek metía la pelota dentro y cerraba la caja otra vez y decía “aca” (no está, “aca” es de “acabouse”, pero también lo utiliza para decir cosas como “no está”, “no hay”, etc.) Cuando abría la caja con un “tachán” también estaba todo contento. En un momento en que se despistó cogí la pelota y la escondí detrás de mí. No podía encontrarla y buscó en mi camiseta, jajaja. Se acercó y me la estiró para ver si la pelota estaba dentro. Aquí fui yo la que me meé de la risa. Entonces dijo “ababa” (ombligo) y le pregunté si creía que la pelota estaba en mi ombligo y me dice que sí. Jajaja. Se fue a buscar la pelota al recibidor y yo aproveché para ponerla debajo de mi camiseta, en la barriga. Cuando volvió al salón, como me miraba para la cara, ni se daba cuenta de que tenía la pelota en la barriga, debajo de la camiseta, jajaja. Cuando por fin se dió cuenta, sonrió, dijo “papi” (pelota) y vino a cogerla.

Luego, con la caja de lado, metía la pelota desde fuera y “cerraba” la caja (el fondo). Yo tiraba la pelota y la caja se abría de golpe y la pelota pasaba por ella. Otra vez se meaba de la risa. Otra cosa que repetimos numerosas veces y le seguía haciendo muchísima gracia durante mucho tiempo.

Durante el resto del día, varias veces me cogió una teta y dijo “papi”, jajajajajajaja. ¡Qué día!