En español·Lactancia·Maternidad·Mi experiencia·Niños

Mi experiencia con la lactancia (2)

 

En este post empecé a hablar de mi experiencia con la lactancia. Como es un tema que da para mucho, preferí dividirlo para no hacer un post interminable que nadie se leería. Tal y como contaba en él, tras un parto por cesárea, en menos de dos días ya estaba alimentando a Antek exclusivamente con lactancia materna. Sigue leyendo “Mi experiencia con la lactancia (2)”

En español·Lactancia·Maternidad

"¿Todavía le das la teta?"

(Ten post po polsku tutaj).

(Ante todo quiero que queden claras tres cosas: 1. que no escribo este post con mala leche, ni enfadada ni con ganas de ofender a quienes me hacen esta pregunta -con palabras o sin ellas-; 2. que del mismo modo que quiero que se me respete a mí, yo respeto a las madres que toman la decisión de darle el biberón a sus hijos y creo que son tan buenas madres como las que dan la teta -mi opinión sobre qué nos hace buenas madres y por qué no debemos criticarnos unas a otras, sino respetarnos, la tienes aquí-; 3. que no es un texto argumentativo, no pretendo convencer a nadie de que haga lo mismo que yo, solo explicar por qué yo lo hago y, si queréis entenderme, bien, y si no, al menos respetar una decisión que ha sido tomada de manera consciente. Nadie me ha lavado el cerebro y me ha convertido en una fanática extremista de la teta.)





A menudo me encuentro con esta pregunta. No siempre formulada de esta manera, no siempre formulada (a veces se ve en la cara de sorpresa cuando sacas la teta o haces mención al hecho de que aún la toma). Supongo que mucha gente se pregunta por qué. Yo también tengo una pregunta: ¿por qué no? Sigue leyendo “"¿Todavía le das la teta?"”

En español·Lactancia·Maternidad·Mi experiencia·Niños

Mi experiencia con la lactancia (1)

(Ten post po polsku tutaj).

Este espero que sea una de esas entradas que pueden ayudar a futuras madres. No porque yo sea una experta ni mucho menos, sino porque creo que está bien conocer las historias reales relacionadas con este tema de personas que empezaron sin tener mucha idea del tema. Creo que está bien saber que no es tan fácil como lo pintan en algunas pelis: “lo ponen al pecho, lo coge, y ya está”; ni tan imposible como lo pintan hoy en día las leyendas urbanas: “es que hay mujeres a las que no le sube la leche”. Seguro que esta última la habéis oído muchísimas veces e incluso os la habéis creído (yo también lo hice en su momento). Pues resulta que esa frase es una solemne tontería que personalmente me imagino que habrán difundido las marcas de leche en polvo, porque no hay mejor manera de conseguir que algo como la lactancia fracase, que convencer a las protagonistas (las madres) de que lo más probable es que no lo consigan. ¿Creéis que los grandes deportistas que van a las olimpiadas han llegado hasta ahí porque estaban rodeados de gente que les decía “no lo vas a conseguir, piensa cuántos deportistas consiguen llegar a las olimpiadas y, encima, ganar algo, casi ninguno; pues tú no vas a ser diferente”? Cuando a alguien le dices que no va a conseguir algo estás llevándolo poco a poco al fracaso. Esto pasa con la lactancia materna. ¿Estoy diciendo con esto que no hay madres a las que no les sube la leche? No. Existen las madres a las que les pasa esto, pero es tan probable como que una persona sea ciega o muda: es posible, pero no es lo normal, como nos quieren hacer creer. Si fuera lo normal, hace tiempo que nos habríamos extinguido, porque la leche de fórmula existe desde hace muy poco. Sigue leyendo “Mi experiencia con la lactancia (1)”