Minipost · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – cajas con cosas

Es muy común entre los padres hoy en día, cuando queremos hwp_20160318_008acer algo en casa (la comida, lavar los platos, tender la ropa…) que les pongamos algo en la tele para que se estén quietecitos y sin molestar. Esto me parece un doble error por dos motivos: por una parte los estamos acostumbrando a ver la televisión y por otra parte los estamos acostumbrando a ver la televisión mientras nosotros hacemos las tareas de casa (eso que tanto molesta cuando lo hacen de adolescentes).

Muchos diréis que es fácil criticar eso, pero a veces es la única forma de conseguir hacer algo en casa y que además ellos son demasiado pequeños para participar en dichas tareas. Y sí y no. Hay otras formas de entretenerlos sin necesidad de la televisión mientras hacemos algo y hay muchas tareas de casa en las que pueden participar (evidentemente su participación no será igual a la nuestra, por ejemplo cuando cocino le dejo a Antek que lave él las verduras, o le dejo que “me ayude” a batir el huevo). No se trata de dejarles hacer todo, pero sí de que ayuden y de ese modo se vayan acostumbrando ya de pequeños.

Por otra parte, está el problema de que se acostumbren a la televisión como actividad de ocio, que es algo que a mí me aterra. A lo mejor soy un poco exagerada, pero es algo que nunca me ha gustado y después de leer el libro de Catherine L’Ecuyer Educar en el asombro , me gusta todavía menos, ya que estoy aun más convencida de que los niños tienen que jugar (especialmente al aire libre y en la naturaleza) y no ver la tele.

A veces entretenerlos puede ser tan fácil como dejarles que hagan lo que ellos quieran (evidentemente, para que eso sea posible la casa tiene que haber sido adaptada antes, eliminando cosas peligrosas de su alcance).

Sigue leyendo “Minipost: yo_juego_sin_juguetes – cajas con cosas”

En casa · En español · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – moldes de silicona

¿Tenéis moldes de silicona en casa? ¿Se los habéis dejado coger en alguna ocasión a vuestros peques? A Antek le encantan, especialmente los de las magdalenas, que tienen más chiste que el de bizcocho. Juega a aplastarlos uno a uno, luego le da la vuelta y les vuelve a dar su forma original.

Ahora ya no juega tanto con esto, ya no le llama la atención, pero hace unos meses los cogía todos los días y se entretenía un buen rato. A veces, antes de volver a ponerlos él mismo en su forma original, se quedaba observándolos un rato a ver si volvían solos y, si así era, volvía a aplastarlos. 


Es un ejemplo más de estas cosas a las que nosotros no les damos mayor importancia pero para ellos son todo un descubrimiento. El mundo es algo tan nuevo para los niños pequeños que casi cualquier cosa puede ser increíble y digna de observar con total atención. Merece la pena dejarles que jueguen/observen sin ser interrumpidos en esos momentos (en muchas ocasiones lo hacemos sin pensarlo y sin malas intenciones) ya que son situaciones que deseamos que tengan cabida en su vida: de concentración, de interés, incluso de asombro.

En español · Minipost · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – póster de un perro

 

Hace un par de semanas en la farmacia nos dieron algo que al principio parecía una revista, pero que resultó que se abría y tenía dentro un póster. No recuerdo bien todo lo que había, pero creo que era una mezcla de “artículos”, viñetas y, por supuesto, publicidad. A Antek le encantó, porque dentro había fotos de perros y “perros bebé”, y cuando descubrió que al abrirlo aparecía un póster con un perro y varias flores ya alucinó.  Sigue leyendo “Minipost: yo_juego_sin_juguetes – póster de un perro”

días_de_lluvia · En casa · En español · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Montessori en casa · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: Yo_juego_sin_juguetes – Botellas-bolos

(Ten post po polsku tutaj).

Hace ya varios meses le propuse a Antek el juego de las botellas-bolos. Entonces era bastante difícil porque le costaba mucho aguantar a que las colocara -aguantar sin empezar a tirarlas, me refiero-. Y no, no con la pelota, sino con las manos. Mientras yo intentaba enseñarle que era gracioso si tirábamos la pelota e intentábamos tirarlas, él se partía el culo tirándolas con la mano. ¿Para qué insistir? Ya habría tiempo de introducir la pelota en un futuro…

Hace un par de semanas, mientras miraba los vídeos del móvil (es una de sus obsesiones, ver los vídeos del móvil; los suyos propios y los de su primo son sus preferidos) se encontró con el famoso vídeo en el que yo intentaba tirar las botellas-bolos con una pelota pero él llegaba antes y las tiraba con la mano. De repente, veo que se levanta (normalmente se sienta para ver los vídeos) y va a la cocina y empieza a coger botellas vacías (en Alemania te devuelven 25 céntimos por cada botella de agua vacía que devuelves, por eso en casa siempre tenemos botellas vacías que vamos juntando para devolver a la tienda). Cogió cuatro, se fue al salón y las colocó en fila. Fue a buscar su pelota, la cogió con una mano y, empujando las botellas con la pelota (sin soltarla, jeje) fue tirándolas una a una.

Vale, sigue sin ser el juego como yo intentaba explicárselo, tirando la pelota, pero ya a dado un pasito más para acercarse: ahora los tira con la pelota (que no la suelte ya es otro tema). Tampoco he insistido, me ha gustado que haya imaginado otra forma diferente de jugar con las pelotas y sobre todo me ha gustado su disposición: cómo se ha montado el juego él solo, sin mi ayuda. ¡Mi bebé se hace mayor!

Me encanta este tipo de juegos: sencillos, baratos, se preparan rápido… Además, esta vez Antek, al participar en la tarea de colocar las botellas, se ha dado cuenta de que no es tan fácil poner en fila botellas vacías (tocas una un poco sin querer y se cae y, si lo hace hacia donde está otra botella, la tira también). También nos resultó muy curioso que cuando le poníamos nosotros las botellas en fila, si colocábamos una lejos (para complicar un poco el juego), él la cogía y la ponía en fila junto a las otras antes de empezar a tirarlas 🙂 ¡No me digáis que no es genial!


Actividades · En casa · En español · en_casa · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Montessori en casa · Pasta · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – Jugamos con pasta cruda

(Ten post po polsku tutaj).


Jugar con pasta cruda es algo que a Antek le encanta. Abrimos un paquete (o cogemos uno ya abierto con el que ya ha jugado), lo echamos en uno de los recipientes, encima de la manta de juego, y a partir de ahí, todo suyo. Normalmente le doy más de un recipiente y se lo pasa pipa jugando a los trasvases y está super concentrado durante un montón de tiempo. Puede parecer un juego muy simple, pero es increíble la de cantidad de cosas que aprenden con él, y probablemente por eso les gusta tanto: desde algo que nos parece tan sencillo (pero para ellos no lo es) como el trasvase de un recipiente a otro, hasta el comprobar que la pasta que cabe en uno de los recipientes no cabe en el otro 😉

Normalmente empieza muy bien y cuánto más tiempo lleva más pasta se le va cayendo fuera. Al final, suele haber más pasta en la manta que en los recipientes, como se ve en la foto. No tengo muy claro si es porque poco a poco pone menos esmero o porque en el fondo le da igual o quizás incluso porque le hace más chiste que se caiga fuera. No lo sé, y la verdad es que no me importa. Me encanta ver lo mucho que se concentra y lo mucho que le gusta este juego tan barato 🙂

Actividades · En español · Juegos baratos · Juegos en casa · Juegos simples · Minipost · Yo_juego_sin_juguetes

Minipost: yo_juego_sin_juguetes – jugando con una caja

(Ten post po polsku tutaj).

Hoy nos lo pasamos pipa jugando con una caja. Antek se meaba de la risa con cosas súper simples y yo me meaba de la risa con su risa.

Todo empezó como empieza siempre con la caja (la tenemos desde hace cuatro meses), metiéndose dentro de ella. 


Entonces, se me ocurrió coger su pelota y tirarla dentro de la caja, con él dentro, para encestar. Se meaba de la risa cada vez que lo hacía y me la pasaba diciendo “isiá” (que es “jeszcze raz”, es decir, otra vez).

Más tarde, yo cogí la caja y me la metí en la cabeza y dije “mamá no está”, él se acercó y mientras la levantaba yo decía “¡aquí estoy!” y otra vez se meaba de la risa. Luego nos metíamos los dos: “Antek y mama no están – ¡Aquí están!”. Otra vez se meaba de la risa. Lo repetimos varias veces y todas se partía.

El fondo de la caja se abrió (ninguna sorpresa) y pusimos la caja boca abajo. Antek metía la pelota dentro y cerraba la caja otra vez y decía “aca” (no está, “aca” es de “acabouse”, pero también lo utiliza para decir cosas como “no está”, “no hay”, etc.) Cuando abría la caja con un “tachán” también estaba todo contento. En un momento en que se despistó cogí la pelota y la escondí detrás de mí. No podía encontrarla y buscó en mi camiseta, jajaja. Se acercó y me la estiró para ver si la pelota estaba dentro. Aquí fui yo la que me meé de la risa. Entonces dijo “ababa” (ombligo) y le pregunté si creía que la pelota estaba en mi ombligo y me dice que sí. Jajaja. Se fue a buscar la pelota al recibidor y yo aproveché para ponerla debajo de mi camiseta, en la barriga. Cuando volvió al salón, como me miraba para la cara, ni se daba cuenta de que tenía la pelota en la barriga, debajo de la camiseta, jajaja. Cuando por fin se dió cuenta, sonrió, dijo “papi” (pelota) y vino a cogerla.

Luego, con la caja de lado, metía la pelota desde fuera y “cerraba” la caja (el fondo). Yo tiraba la pelota y la caja se abría de golpe y la pelota pasaba por ella. Otra vez se meaba de la risa. Otra cosa que repetimos numerosas veces y le seguía haciendo muchísima gracia durante mucho tiempo.

Durante el resto del día, varias veces me cogió una teta y dijo “papi”, jajajajajajaja. ¡Qué día!